El silencio de la Fiscalía…

MIN-PÚBLICO. En no menos de 6 notas (21/11/14, 30/1/15, 10/4/15, 17/4/15, 29/5/15 y 19/6/15), advertimos en esta columna lo que estaba sucediendo en el estado Falcón con el caso del Fiscal Anticorrupción Freddy Franco. Insistí en lo comprometida que estaba la administración de justicia con el poder regional. El Ministerio Público se hizo el ciego, sordo y mudo. Era evidente el abuso de poder, las graves irregularidades en los procedimientos, que el fiscal no solo tuviese una cercanía demasiado estrecha y complaciente con el poder regional, sino que incluso usara un vehículo de la alcaldía de Coro. Era descarada la parcialidad del fiscal. Debió suceder un hecho atroz en lo que sería el ajusticiamiento de un Cicpc, el detective en jefe Andrés Eloy Castro Molina, que aunque estaría extorsionando, no tenía por qué ser asesinado por la espalda. ¿Y quién lo habría hecho? La policía de Falcón, la misma para la cual pedimos en octubre una investigación, ante la cual también el Ministerio Público y el Ministerio del Interior y Justicia, se hicieron los sordos (edición del 24/10/14). Polifalcón no sólo ha venido actuando violando los derechos de los ciudadanos, sino que además es usado por el poder regional contra opositores o contra chavistas que no son de su agrado. Incluso señalamos entonces que el jefe de un procedimiento era un policía investigado por asesinato, que luego fue ascendido. El viernes pasado en la tarde el fiscal Franco se presenta a una entrega controlada, sin autorización de ningún juez de control, y asistido por Polifalcón; Castro Molina al darse cuenta que Franco y Polifalcón lo tenían acorralado, corrió. Si él disparó o no su arma de reglamento, no es determinante, porque los tiros con los que terminó muerto se los dieron por la espalda. Lo más grave es que el Cicpc habría quedado herido, pero el lugar fue acordonado, por orden del fiscal, y no habrían dejado entrar a quienes pudieran auxiliarlo. La primera excusa es que hubo un enfrentamiento, versión que logra derrumbarse. De inmediato se movieron las influencias y se propone sacar a Franco de la Fiscalía Anticorrupción y enviarlo a la XXIII, pero el caso estalló a nivel público y el fiscal es llamado a Caracas, de donde se va diciendo que renuncia. ¿Es que en este país se activó la pena de muerte? Uno de los abogados de la familia del Cicpc recibió amenazas de muerte desde el Nro. 0424-4399946 si seguía ahondando en el caso. ¿Por qué el fiscal Franco no fue detenido? ¿Por qué se alteró el lugar de los hechos y no se resguardaron las evidencias en la escena del suceso? El Ministerio Público tiene una gran deuda con el estado Falcón y es hora de que le responda con eficiencia y responsabilidad.

OFICIALES. Son dos de la Guardia Nacional; Omar Ruiz Manzanares, coronel y Marcos Rojas Figueroa, general. Marcos un amigo a quien siempre recordaré con inmenso cariño por su caballerosidad, su don de gente y su respeto. A veces se enojaba coofic 1nmigo porque criticaba al gobierno, pero otras me decía que sin esas críticas no habría corrección. Le preocupaban sus seres amados: sus hijos y su esposa, ante la absurda decisión de Estados Unidos de incluirlo en la lista de los funcionarios venezolanos acusados de violar DDHH. OMAR, asesinado de manera cobarde en su finca, amaba a la Guardia Nacional. Cuando le hablaba de la descomposición de ese componente en la frontera, por ejemplo, me decía con mucho optimismo que había que limpiarla de “tanto bichoficiales 2o”, pero tenía una fe enorme en que eso era posible hacerlo y pronto. El asesinato de Omar no puede engavetarse con el argumento que fue “una banda para robarlo”. Quienes lo conocimos sabíamos de su valentía, de su osadía y jamás un grupo de asesinos hubiesen logrado acercársele tanto para dispararle en la cabeza y él quedara con una 9MM en la mano, que no disparó pero que tampoco “los ladrones” se llevaron. Omar comandó en primera persona el rescate de secuestrados, era hombre de inteligencia y preparado en acciones de comando. ¿Por qué lo habrían mandado a matar? Lo siento por quienes se quejan de que me haya referido con amor y respeto por esos dos hombres muertos, pero si algo aprendí de mi profesor Temístocles Salazar en la ULA es que no debemos alimentar los silencios en esta sociedad de tantos silencios. Hasta siempre queridos amigos.

JUEZ. Fue aquel que le dio una pena blanda a Walid Mackled por asociación para delinquir y sicariato en grado determinador contra el periodista Orel Sambrano y el médico veterinario Francisco Larrazabal. Ese juez era el 20º de Juicio del AMC, Alí José Fabricio Paredes. A él lo señalaron las fiscales nacionales 28ª y 57ª, Desirée Socolovich y Paula Ziri Castro, porque habría incurrido en los delitos de favorecimiento a procesado y asociación para delinquir, tipificados y sancionados en las leyes orgánicas de Drogas y Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo. El juez, de manera intencional, no se pronunció en relación a las penas accesorias, ni sobre la confiscación de los bienes.

ALFONSINA. Es Storni, la poeta argentina nacida en Suiza y que murió en 1938 a los 46 años de edad, cuando se suicidó en Mar de Plata. Ella inspiró la canción Alfonsina y el mar. Un día escribió: “A pesar de mí misma te amo; eres tan vano/ como hermoso, y me dice, vigilante, el orgullo:/ «¿Para esto elegías? Gusto bajo es el tuyo/; no te vendas a nada, ni a un perfil de romano»/ Y me dicta el deseo, tenebroso y pagano,/de abrirte un ancho tajo por donde tu murmullo/ vital fuera colado… Sólo muerto mi arrullo/ más dulce te envolviera, buscando boca y mano…”.

ULTIMA HORA

  • ¿Ud. sabe a quién pertenece el Telf. 0426-3418466? Me amenaza con el cuento de que él es más chavista que Chávez.
  • Malestar en el PSUV Táchira por la imposición de Néstor Sayago Chacón, expresidente de Fogade, en circuito de la frontera. Mucho dinero y ventajismo. Y vota en Baruta.

APURE. Es en Guasdualito, capital del municipio Páez. Está azotada por las aguas. Es una crónica anunciada. Desde hace muchos años esa población ha sido víctima de grandes inundaciones. Ni este gobierno, ni gobiernos anteriores se hanapure ocupado de esa población. El río Sarare y el Arauca los amenaza en tiempo de invierno. Hace años no se inundaba ese pueblo, El Amparo y La Victoria como ahora. Desde hace días empezó a llover, inundando las fincas hasta que llegó a los pueblos. Los diques que servían como muro de contención, cedieron, y el agua inundó a sectores como La Manga del Río y El Gamero. Hay cerca de 10 mil damnificados. Sólo las canoas pueden cruzar las calles. La población clama ayuda, alimentos, ropa, agua potable y atención. La última lluvia parecida fue en el año 2002 y colocaron un puente provisional que durante 15 años no tuvo atención y hoy es parte grave del problema. No solo es que el agua ha subido hasta metro y medio, sino que la escasez de alimentos crea desespero e irritabilidad en la población. Hay sectores que, al no tener energía eléctrica, les crea mayor desolación. El gobernador Carrizalez aseguró tener la situación controlada, pero será en otro lugar, porque Guasdualito está bajo las aguas.

TÁCHIRA. También le cayó la lluvia en cambote. Y sigue cayendo agua del cielo, por lo que están afectadas numerosas zonas. Lo peor sucede en Macanillo y La Florida, sin paso por Queniquea; hay vtachiraarias aldeas incomunicadas. Lo que sí hay que reconocer es que tanto el gobernador Vielma Mora como al alcaldesa Patricia de Ceballos han atendido la emergencia.