Poder militar en la frontera

MILITARES. Las figuras militares relevantes en la intervención u ocupación de la frontera: el MG Efraín Velazco Lugo, Jefe de la Redi (Región Estratégica de Defensa Integral) de Los Andes; el GD José Temístocles Morantes Torres, jefe de la ZODI Táchira; GD Carlos Martínez Stapulionis, autoridad única de la zona fronteriza Nro uno y GB Luis Arrieta de la Zona dos. El presidente Nicolás Maduro nombró inicialmente, y por dos días, como jefe de la frontera al gobernador del Táchira y militar retirado, José Gregorio Vielma Mora. Nuestro ejército tiene décadas sin librar una batalla y cuando tiene la oportunidad de lucirse ante los grupos irregulares de la frontera, luce desubicado, casi descuidado o tomado por sorpresa. Tiene plomo en el ala por la participación de la Guardia Nacional en la industria del contrabando que manejan los grupos paramilitares en la frontera. El conflicto de la tropa es la carencia del liderazgo militar, porque si el gobierno pretende enfrentar a los paramilitares, armados hasta los dientes, con armamento de alto calibre y un ejército propio entrenado para matar, la FANB venezolana necesita demostrar coherencia, sincronización y obediencia y subordinación en las tropas que enviaron a la frontera. ¿El resultado militar? Solo 14 presuntos paramilitares detenidos.

FANB. Aunque a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, a diferencia del resto de los ejércitos del continente, la caracteriza el factor ideológico, más que una fortaleza, es una debilidad. Eso aunado a que la FANB no tiene héroes militares, más allá de aquellos de la Independencia, aunque Diosdado Cabello ha dicho que “a Vielma y a Arias Cárdenas hay que hacerles una estatua”. No es casual que la intervención de la frontera trate de crear los tan necesarios héroes militares. Pero los uniformados lucen poco articulados, más arropados por las decisiones políticas que por la estrategia militar. Nadie ve en los generales Morantes, Martínez, Velazco o Arrieta, a los líderes que requiere la intervención de la frontera. Ya hace muchos años que nuestro ejército no libra batallas, no tiene triunfos que mostrar, más allá de aquellos de los años 60 cuando enfrentó a la guerrilla surgida de las entrañas del MIR y del PCV, con Ruptura; Bandera Roja, Tercer Camino, etc. Hugo Chávez desempolvó el rango de General en Jefe y se lo enquistó a Lucas Rincón Romero, el mismo día que nombra a Cruz Weffer comandante del Ejército, mientras el país observaba desconcertado qué méritos tenía, porque desde López Contreras nadie había ostentado ese rango; luego vino lo de mayor general y almirante en jefe. La FANB por casi ocho décadas estuvo pendiente de Colombia, el vecino que más preocupación nos causaba. Toda la preparación estaba dirigida al cuidado ante ese hermano que en algún momento podía convertirse en enemigo. Con la llegada de Chávez al poder ese objetivo cambió y nuestra FANB empezó a librar “una lucha” contra el otrora aliado en preparación militar: el imperio norteamericano.

MUD. Es la Mesa de la Unidad Democrática. Sustituyó de manera unilateral al suplente del circuito de la sierra en el estado Falcón, Adán Camargo, quien ganó en las elecciones internas. Ha sido un férreo opositor y destacado dirigente popular. Eso no le gustó a los sectores de la MUD que coquetean con el poder regional. Dijeron que esa suplencia le correspondía a un dirigente de AD. El más activo para sacar a Camargo fue el alcalde Elisanower. Qué demócratas los opositores.

JUEZA. Es Ana Ramona Acuña, la del tribunal primero ordinario y ejecutor de medidas de los municipios Junín y Rafael Urdaneta del Táchira. El 31 de julio 2015 hizo inspección en la finca El Trapiche en el sector La Vaquera, aldea El Japón, Rubio, municipio Junín. Deja constancia “que esta vía es propia (…) y que solamente es utilizada por el propietario Luis Enrique Cárdenas Vásquez y que como propietario permite el paso en algunas oportunidades por colaboración a su vecino Eduardo Díaz”. La jueza omite que no hay otra salida para que Díaz pueda sacar los productos de su finca. Eduardo Díaz tiene 82 años y ha vivido desde que tenía seis años en la parcela Nro 4. Ha sido un productor agrícola toda la vida. Allí tiene ganado, parchita, cambur, entre otras frutas y verduras y hortalizas. Desde siempre, y sin problema alguno, había sacado los productos por el paso real que atraviesa la finca El Trapiche, hasta que cambió de dueño hace más de un año; Cárdenas Vásquez pretende quitarle el paso al anciano que creció, se casó, procreó hijos y ha trabajado y amado esa tierra por 8 décadas. La jueza, que no tiene facultad en materia agraria, deja constancia de los linderos en base a los planos que presenta el nuevo dueño de El Trapiche, los cuales difieren de los que tiene Eduardo Díaz desde hace años. La inspección de la jueza le crea un problema al anciano productor, porque le quita potestad sobre parte del terreno que desde hace años ha cultivado. La jueza dice que ella observó que a la parcela de Díaz “se tiene acceso por una entrada que va desde su parcela hasta la carretera nacional (450 metros)”. Lo que no dice la jueza es que esa no es una carretera, ni por ahí hay posibilidad de paso de vehículo y por eso le habría dicho a Díaz que hiciera su propia carretera y pidiera ayuda al gobierno. Obvia deliberadamente la jueza que no tiene manera el anciano productor de sacar sus productos ni el ganado por otra vía que no sea el paso real, y se atrevió a darle el visto bueno a Cárdenas Vásquez para que coloque un portón que no le permita a Díaz usar el paso real.

DALTON. Es Roque, el poeta y activista político salvadoreño, el que un día escribió: “Yo que he amado hasta tener sed de agua, luz sucia;/ yo que olvide los nombres y no las humedades,/ ahora moriría fieramente por la palabrita de consuelo de un ángel,/ por los dones cantables de un murciélago triste,/ por el pan de la magia que me arrojara un brujo/ disfrazado de reo borracho en la celda de al lado…”.

ÚLTIMA HORA

  • A los alumnos que salieron de la UNES Acarigua antes del 15 de julio, no les dicen si los van a graduar y no están cobrando.
  • La alcaldesa de San Cristóbal debe ocuparse de ese pueblo plagado de huecos y descuido.

ADUANA. Es la de Guaranao en Punto Fijo, estado Falcón. Hay allí 9 agencias aduanales. Los gerentes anteriores trabajaban con las agencias en igualdad de condiciones. El actual gerente sólo autoriza a dos agencias; él es militar y dizque manejó el avión presidencial. Él dice que el intendente le ordenó que solo autorizara a las dos agencias aduanales. Hay un abuso en la aceptación de la carta-poder, que deberían ser sólo por excepción. El proceso de aduana implica la participación de funcionarios de la aduana. GNB, Sebin y Sundde. Por esa aduana están ingresando vehículos de manera irregular, a través de una sola agencia que tiene amistad con un gerente de Miami; más de 300 vehículos habrían ingresado en el primer semestre del año en curso. La agencia que trajo los 35 mil aires acondicionados que estaban acaparados y extrañamente no fueron vendidos, declararon menos de lo que importaron. Están sacando antenas hechas de aluminio como si fueran decodificadores. Han salido muchas gandolas con aires con un solo documento. “Eso está autorizado por el intendente”, es la respuesta que dan. La irregularidad se extiende hasta el punto de Control de Cararapa que está a cargo de la aduana principal. Todas las exportaciones que salen tienen que pagar 500 dólares por documento, caso frutas y alimentos que van para las islas. Curioso es que la mercancía de Pdvsa dura hasta 5 días en puerto, por los permisos, pero los vehículos salen el mismo día. Los documentos que salen en tres días pagaron por lo menos Bs. 80 mil por documento. Los importadores nuevos encuentran miles de obstáculos para entrar al sistema. Si pagan entran ya.