El objetivo son las armas

ARMAS. Se desató una campaña para robar armas. El objetivo son los parques de armas de la Fuerza Armada. Se recuperaron los 21 fusiles robados, por un grupo de hombres, al Destacamento Militar de la Guardia de Honor, ubicado en la carretera La Victoria-San Mateo, estado Aragua. Fueron ubicados en un operativo en Cartanal, Valles del Tuy. Encontraron enterrados 19 fusiles M4, uno M16 y otro AK103, además de sus cargadores. Faltaron dos armas cortas. Las armas serían negociadas a criminales, especialmente a El Koala de una banda en Ocumare del Tuy que asesina, secuestra, roba y trafica con drogas; el sujeto es parte de la banda El Picure. A los días, el 7/2/16, el blanco fue el Galpón de Apoyo y Logística del CNE, en la carretera Petare-Santa Lucía, municipio Sucre, estado Miranda. El soldado de guardia se fue a almorzar, dejando en el dormitorio un Fusil marca AK103, calibre 7.62. Cuando regresa descubre que alguien violentó una reja del galpón y se robó el arma. El caso está en manos de la Fiscal General Militar. Y para colmo unos 20 motorizados, que serían parte de una banda, intentaron tomar el parque de armas de la escuela superior de la Guardia Nacional de Caricuao. Sometieron a los centinelas de servicio y se acercaron al depósito de armas; unos tenientes los enfrentan y logran la captura de los sujetos. Esos hechos no son aislados. Y su causa es política.

PACIENTE. Sufre de epilepsia y su hija también convulsiona. “No se consigue ni trileptal ni oxicodal en ninguna farmacia, en San Cristóbal. Este es un tratamiento de por vida. Desde noviembre del año pasado no la consigo, tuve que pasar por las trochas a Cúcuta para cómprala y allá cuesta Bs. 5 mil la caja de 30 pastillas”, dice el paciente.

TUPAMARO. Recibo llamada desde el Nro 0424-6820431. Un individuo dijo ser coordinador de los Tupamaros en Zulia. Amenazó con tomar las instalaciones del periódico, advirtiéndome que “usted no sabe con quien se metió”. El sujeto que se identifico ante el jefe de información como José Gómez, sería en realidad Larry González. El bravucón individuo, de quien jamás había escrito una línea ni tenía idea que existía, estaba molesto porque denuncié lo sucedido con la Sociedad Mercantil Agropecuaria Misisi, C.A, propietaria de las fincas Misisi y Los Ranchos, ubicadas en Trujillo. Como le cerré el teléfono, me envió varios mensajes de texto y de manera grosera y prepotente amenazaba con tomar acciones contra mí y contra el periódico. Su molestia fue porque señalé a Yulezkys Medina como líder de la acción que llevó a invadir esas fincas. Al día siguiente enviaron un correo, con dudosas firmas, supuestos “voceros del concejo presidencial campesino del estado Trujillo y de todos los estados” pero también dijeron que eran “inspectores agrícolas voceros de la Canez, voceros de la cloc, del concejo presidencial campesino y demás organizaciones sociales del país”, repudiando que hubiese mencionado “a la camarada y dirigente campesina Yulezkys Medina”. Amenazan con “tomar medidas”. Mi respuesta a las amenazas del supuesto líder de los Tupamaros es que quien debe dar una actuación ética y moral es Yulezkys Medina. ¿Cómo es que un individuo supuesto tupamaro del Zulia tenga relación con la acción que busca instalar a unos invasores en las fincas Misisi y Los Ranchos? ¿Hay una acción conjunta de un grupo armado como Tupamaros del Zulia con los invasores de Trujillo?

BUESA. Es José Ángel, el poeta del amor y la pasión. Fue él quien un día escribió: “A veces me pregunto dónde estarás ahora,/ después de tantas noches sin tu mano en la mía,/ noches de abrir un libro para esperar la aurora,/ noches de largo viento por la calle vacía./ A veces me pregunto si hay alguien que te espera,/ alguien que no conoces, que pasa y te saluda/…/ Y también me pregunto si alguna madrugada/ prefieres no dormirte para soñar despierta,/ o cómo se entristece de lluvia tu mirada/ cuando pasa el cartero sin tocar en tu puerta./ Pero no me pregunto si olvidarás mi nombre,/ ni lo que tú me diste, ni lo que yo te di,/ pues si te ven un día del brazo de otro hombre/ tendrá que ser un hombre que se parece a mí…”

Última Hora

– En el Helicoide le dan palizas a alias El Buñuelo. Lo colocan frente a una cámara para que implique a determinadas personas.

– El drama de los maestros es terrible con esos sueldos miserables.

– Murió Pablito Castro. La otra semana les contaré quién era y qué hizo.

BOLIVIA. Para ese país se envió personal y dinero a fin de constituir la empresa Binacional de alimentos Bolivia – Venezuela. Es CVAL Bolivia S.A. Matrícula de comercio N°: 00187612. Inscrita en Fundaempresa, con domicilio en la avenida Sánchez Bustamante numero 487, esquina calle 11, de la zona de Calacoto, Edificio Business Center II, piso 3 oficina 4, de la ciudad de La Paz, Bolivia. Junta de accionistas: Sociedad Corporación Venezolana de Alimentos, S.A; Sociedad CVA Compañía de Mecanizado Agrícola y Transporte Pedro Camejo, S.A y Centro Técnico Productivo Socialista Florentino, S.A. Proyecto a ejecutar: Empresa Binacional de Alimentos Bolivia – Venezuela: este proyecto no se ha ejecutado y la intención era producir en Bolivia alimentos deficitarios en Venezuela: trigo, aceites, caraotas, quinua. Proyecto para el que se consiguió financiamiento del Banco del ALBA: proyecto para Industrializar Quinua, donde se invirtieron 708 mil 226 USD. El proyecto debió ubicarse en el Departamento de Oruro, Provincia Avaroa, municipio Challapata en Bolivia. La intención era industrializar la Quinua y traerla a Venezuela para los programas de alimentación escolar del Ministerio de Educación, para el Ministerio de Alimentación, para Lácteos Los Andes. Fechas de envío y monto en dólares: 29/09/2011 por 127 mil 634 USD; 07/11/2011 por 47 mil 790 USD y 04/05/2012 por 100 mil 000 USD, montos depositados en una cuenta en el Banco Nacional de Bolivia. ¿Se sabrá en qué se invirtió cada dólar y que produjo? ¿Y podría saberse qué pasó con los bienes muebles de la lujosa oficina que se alquilo para las operaciones de CVAL Bolivia? El gerente agrícola y vicepresidente de CVAL Bolivia en el 2011-2013 hizo la denuncia de que se estaría malversando el dinero en CVAL Bolivia, ante la funcionaria que fue a revisar las cuentas; ella despidió a los dos funcionarios que denunciaron y con el tiempo fue presidenta de Cval Bolivia hasta noviembre 2015. Y todo quedó en silencio.