Baduel se vuelve un preso muy incómodo para el Gobierno de Maduro

23/01/2017
ElEstimulo.com

Al gobierno de Nicolás Maduro se le presenta un nuevo problema porque en marzo próximo el General en Jefe (Ej) Raúl Isaías Baduel cumple con la pena de 8 años de prisión y llega el fin de la prohibición de ejercer cargos públicos, en momentos en que hay una situación explosiva en el país y fuertes rumores de golpe. Funcionarios de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim) allanan su vivienda, y contrario a la huida del país que esperaban, Baduel se entrega al día siguiente ante el tribunal militar de Aragua. Hoy es un preso protegido y apoyado por algunos de sus colegas, según fuentes  militares.

No parece casual que el ministro de Interior y Justicia, mayor general (GNB) Néstor Reverol, integrante del comando Antigolpe dijera en una declaración, que el concejal del municipio Maracay del Zulia, Jorge Luis González, de Primero Justicia, y el general Raúl Isaías Baduel, estaban incursos en planes desestabilizadores.

El alto funcionario no aclaró detalles o pruebas que implicaran el ex ministro de la Defensa, pero sí dijo que el edil zuliano pretendía causar muerte a quienes irían a una concentración con Manuel Rosales “y culpar al Gobierno del presidente Nicolás Maduro”. También dijo que le incautaron seis niples (explisivos rudimentarios) elaborados con material ferroso, una granada, 30 mangueras con clavos de acero, 20 cartuchos de armas de fuego calibre 45 y una caja de cartón con 500 panfletos que decían:

“Estamos en contra del vulgar aumento de los ladrones de Corpoelec, alcemos nuestra voz. Rebelión civil ya”.

En el mismo saco de la supuesta conspiración metió al diputado de la Asamblea Nacional, Gilber Caro, detenido por el Sebin el 11 de enero 2017, a quien señaló de planificar “actos terroristas con efectos desestabilizadores”. Aseguró que estuvo en el Táchira, Caracas, Ureña y Mérida reuniéndose con elementos generadores de violencia. El diputado Diosdado Cabello dijo, por su parte, que esa operación golpista de la cual nadie más ha vuelto a mencionar, se llamaba Alcatraz.

Sobre Baduel anunció Reverol que le fue revocada la medida de libertad condicional de la cual gozaba desde el 12 de agosto 2015 y agregó que en su casa “se han recabado importantes pruebas de presuntas actividades conspirativas”. No dijo cuáles.

El abogado del oficial, Omar Mora Tosta dijo que la orden de allanamiento a la casa de Baduel fue suscrita por el Juez Militar de Control del estado Vargas, capitana Jamilet Salazar Vargas, y no por el de su jurisdicción Aragua, por presunta traición a la patria e instigación a la rebelión.

Si como el Gobierno sospecha, Baduel fuera rescatado en una acción histórica del Centro Nacional de Procesados Militares Ramo Verde en Los Teques, dejaría muy mal parado a los cuerpos de Inteligencia y a la Fuerza Armada Nacional. Por eso tomaron la precaución de trasladarlo hasta las celdas de la Dgcim, antigua DIM.

Informes de Inteligencia revelan que cuando el presidente Maduro informó del llamado “Golpe Azul” y la “Operación Jericó”, en febrero 2015, se habría detectado entre las acciones planificadas la liberación de Baduel de la cárcel militar, en una operación comando y desde el aire. Se trunca cuando es develada y varios militares huyen del país. Esta vez pretenden que no se repita el supuesto plan, lo cual sería absurdo ya que Baduel está a semanas de tener libertad total y recuperar sus derechos plenos.

El rescate

Una vez que el general Raúl Isaías Baduel es recluido en la cárcel militar de Ramo Verde, los cuerpos de inteligencia y policiales del Gobierno se percatan que fue un error. La fuga de información les indica que hay militares, en el seno de la principal cárcel militar del país, que lo apoyan o por lo menos que lo protegen alertando a sus familiares y amigos de lo que ocurre.

Las simpatías por Baduel han crecido en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, porque lo ven como un valiente que resistió estoicamente sus años de cárcel y ahora parece dispuesto a ir por el poder. Inesperadamente pasó de ser un innombrable a estar en las primeras páginas de los periódicos y las pautas de información. La atención se centra sobre el otrora poderoso general en jefe; atrás quedan muchos de los señalamientos de censura por parte de quienes desde la oposición lo ven como responsable de sostener a Chávez en un momento crucial.

De inmediato se supo cuando, a las 8 y 45 de la noche, lo sacan de su celda y es enviado a un lugar de aislamiento “dentro de un cuarto sin agua ni luz”, según revela la organización defensora de derechos humanos, Fundeci.

Cuidado no se acerquen

Esa parece ser la señal de alerta que desde el Gobierno Nacional tratan de enviar a los seguidores y amigos de Baduel, quien el 6 de julio cumple 62 años de edad. Así lo demuestra el hecho de que el sábado 21 de enero, hayan sido detenidos el Sargento retirado Noé Romero Lugo y al Coronel retirado Vruzco Hernández, quienes acompañaron a Cruz María de Baduel y Rayrin Baduel, esposa e hija del General a la visita en Ramo Verde. Cuando las mujeres llegaban acompañados de los militares retirados a su casa en Aragua, fueron interceptados por unos 15 funcionarios de contrainteligencia militar, vestidos de civil. Horas después fue liberado el sargento.

No son solo los militares quienes aparecen como seguidores de Baduel, también hay dirigentes de la Oposición, que como el diputado Ismael García han salido en su defensa, luego que un viejo opositor, Alberto Franceschi asegurara que Baduel emitió un comunicado con amenazas contra el ministro Vladimir Padrino López, de llamar a la activación del artículo 350 de la Constitución y de convertir a Ramo Verde en un cuartel de la FANB.

García acusó al Gobierno de estar detrás de esa maniobra.

“Si bien es cierto que el general Raúl Isaías Baduel posee un alto prestigio y credibilidad dentro de la FANB, en ningún momento ha profesado tal afirmación, la cual fue utilizada de manera premeditada por la inteligencia militar y el Sebin para tratar de silenciar y castigar al hoy prisionero de Ramo Verde”.

Parte de los 12 hijos que el general Baduel tiene con varias mujeres, son la principal caballería con la que cuenta el oficial. Inicialmente el más activo era Raúl Emilio, quien está preso desde hace tiempo. Ahora son Adolfo, Andreína y Margaret, quien escribió: “No nos van a doblegar, los Baduel seguimos resteados frente al régimen”.

Los 4-F

El movimiento MBR-200 que dio vida a las intentonas golpistas del 4 de Febrero y 27 de Noviembre de 1992, y que luego llevó a Hugo Chávez al poder, sigue dando de qué hablar. Al Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) apenas le quedan algunas figuras de ese grupo.

Los 4-F están divididos, pero siguen aspirando tener acceso al poder con figuras como los generales Miguel Rodríguez Torres y Cliver Alcalá Cordones. Ninguno de los dos ha logrado hasta ahora cohesionar un equipo con fuerza suficiente de convertirse en opción válida. Ahí surge Baduel como una opción de los febreristas.

El militar preso no participó activamente en las intentonas, pero Chávez lo reivindicó como pieza clave de aquellos que juraron en el Samán de Güere. Y lo consolidó cuando, en abril del 2002, se erigió como la figura clave de la operación cívico-militar que restituyó a Chávez en el poder, en la llamada “Operación: Restitución de la Dignidad Nacional”, luego de que un grupo de militares y civiles lo sacaran del poder.

Desde entonces ascendió vertiginosamente en la Fuerza Armada, como Comandante General del Ejército (2004-2006) y ocupando el Ministerio de la Defensa (2006-2007), al término de cuyo ejercicio había perdido la confianza de su compadre Chávez, por lo que dos años después va a la cárcel siendo condenado por delitos de corrupción -en torno al destino de Bs. 30 millones y más de 3 millones de dólares-, a 7 años y 11 meses de prisión, según ordenó el Tribunal Primero de Ejecución Militar de Caracas. Estaba en libertad condicional desde el 12 de agosto 2015 hasta que fue detenido en enero 2017.

El 18 de julio de 2007 terminó su carrera militar, aquella que empezó cuando se graduó en la promoción de 1976 “GB Francisco Carabaño”, con el rango de General en Jefe y ocupando el cargo más elevado en la institución castrense.

Cuatro meses después se demostró públicamente lo que algunos veníamos diciendo reiteradamente: la fractura en la relación Chávez–Baduel, cuando el general declaró estar en contra de la reforma constitucional impulsada por el otrora presidente de la República y que se convirtió en su única derrota electoral. Ahí se desprendió de la revolución.