¡Ah! le tocó al TSJ

TRIBUNAL. Es el Tribunal Supremo de Justicia. Aunque sus magistrados no son producto de ninguna elección popular, directa y secreta, se acaba de apropiar de las funciones de la Asamblea Nacional, cuyos diputados sí fueron escogidos en elecciones libres. La magistrada Gladys Gutiérrez fue sustituida de la presidencia, luego de inventarse mil cuentos para resistirse a ejecutar lo que acaba de ser aprobado en el TSJ. En el Partido Socialista Unido de Venezuela y en el Gobierno Nacional, sobre todo en el ala militar, la eliminación de la Asamblea Nacional era imperativa. Los anteriores magistrados del TSJ fueron obligados a renunciar. En un país donde los máximos jueces son presionables, donde muchos de quienes los sustituyen no cumplen con los requisitos mínimos, y asumen desplazar a una institución escogida por el pueblo, a la par de la presión que sufren los medios de comunicación que no pertenecen al Gobierno, entonces le es está dando la estocada mortal a la democracia.

EQUIPO. El coronel Paúl Antonio Romero Ferrer se declara único y legítimo propietario del Equipo de Baloncesto Gaiteros del Zulia. “Hasta cuándo la LPB, TSJ y MinDeporte ocultan la verdad, desconocen al verdadero propietario del Equipo protegiendo y amparando a unos impostores. ¿Hasta cuándo el TSJ va a seguir absteniéndose de dictar sentencia?”. Dice que MinDeporte sigue aprobándole dólares a quienes no son los legítimos propietarios de Gaiteros del Zulia.

LIBRE. Así quedó el secuestrador de Alejandro Martínez Wilhem (32) y su esposa Ferlady. Fue por solicitud de Lexi Sulbarán, fiscal 26 del Ministerio Publico de Lara. Alejandro fue plagiado en el 2010 y durante 35 días. Dos millones de dólares pidieron por su liberación. Un empresario automotriz, familiar muy cercano de la víctima, habría participado y es amigo estrecho de Leonardo Gabriel Del Moral García, el principal imputado. El Cicpc detuvo a Del Moral por llamadas realizadas por los secuestradores al padre de la víctima y enviado a Tocuyito. El entonces director de ese penal, Luis Rivas fue invocado por Del Moral como testigo a su favor. El co-procesado, Juan Carlos Castillo Guevara alias El Gordo, se acogió a la figura del informante arrepentido y señaló a su primo Rubén Gerardo Castillo como quien contrató para cuidar al secuestrado. La Fiscalía acusó a Leonardo del Moral y a Rubén Castillo por secuestro. El Juez Adelmo Leal concedió entonces a Del Moral medida cautelar sustituyendo la prisión por presentación al tribunal, dizque porque estaba enfermito de asma y gastritis. El juez fue destituido el 25/01/2013. El 28/03/2017 la fiscal Lexi Sulbarán solicitó la absolutoria de Leonardo Delmoral García y fue acordada por la juez 1ero de Juicio de Lara Wendy Azuaje. Declararon 25 testigos, incluyendo funcionarios policiales, quienes habrían dado indicios contra Delmoral. “El caso –detalla el padre del secuestrado- tuvo 22 diferimientos de audiencias y la activa participación del ex magistrado Eladio Aponte y la hoy magistrada Yanina Karabín. El imputado no asistió a las  audiencias y fue declarado contumaz. El ex juez Adelmo Leal, estaba en los pasillos del Tribunal el día que absuelven a Delmoral”. La causa es: kpo1-p-2011-000208.

SARGENTO. Fue el sargento segundo Kedui. Estaba en Comisión de Servicio en la granja avícola Mayupán, parroquia Guiripa, municipio San Casimiro, estado Aragua. Se fue a recibir la visita de su amiga Karly, que vive en la zona. Al joven militar se le accionó el arma, quizás accidentalmente, causándole herida en la pierna a Karly. Un hecho similar ocurrió en el Punto de Control Fijo El Furrial, de la 5ta. Cía del D-511 de la Guardia Nacional. Al S2 Reyes se le salieron tres tiros de una AK-103 hiriendo en la pierna al S2 Lara.

NIÑO. Samuel es un hermoso bebé, de siete meses, cuyo mundo está centrado en comer y reír. No tiene partida de nacimiento. En la Unidad de Registro Civil del Hospital Central de San Cristóbal se han negado a registrarlo. Allí sólo dan diez números y para lograr alguno hay que irse desde el día anterior. La madre de Samuel considera injusto pasar la noche y tener el bebé en ese sereno y frío andino, además del peligro por la inseguridad. “Mi niña tiene 17 meses y no he logrado número aún”, comenta una mujer con cara triste. “Usted, usted –dice una funcionaria de camisa blanca, dirigiéndose a una madre adolescente-. No puede inscribir al niño sino está el papá”. La chica le responde: “Es que él no quiere reconocer al bebé”. La funcionaria bajita y mal encarada la mira con desdén: “Tiene que venir el papá sino no puede registrarlo, porque después vienen los papás a pedir que les hagan nota de rectificación y aquí hay mucho trabajo”. El llamado es para la abogada Mariel Vanessa Sánchez Arciniegas, registradora civil de las Unidades Hospitalarias Públicas del municipio San Cristóbal.

BENEDETTI. Es Mario, uno de mis poetas predilectos, por su pasión y justicia. Él fue quien escribió: “Lo cierto es que ahora ya no estás en mi noche/ desgarradoramente idéntica a las otras/ que repetí buscándote, rodeándote./ Hay solamente un eco irremediable/ de mi voz como niño, esa que no sabía./(…) /Es tarde. Sin embargo yo daría/ todos los juramentos y las lluvias,/ las paredes con insultos y mimos,/ las ventanas de invierno, el mar a veces,/ por no tener tu corazón en mí,/ tu corazón inevitable y doloroso/ en mí que estoy enteramente solo/ sobreviviéndote”.

APURE. Fue en el fundo Altamira Asentamiento Campesino Hato Campo Alegre, sector la Motobomba, municipio Rómulo Gallegos, Alto Apure. Fue el 28 de febrero a las 10 AM. Una comisión militar llegó en helicóptero. Con pasamontaña se bajó el jefe de la comisión de más de 20 soldados, armados y uniformados. No se identificaron ni mostraron orden de allanamiento. Cuenta Flor Acevedo, dueña del fundo, que el del pasamontaña le apuntó con un arma y la obligó a abrir la casa. “Entraron, revisaron, dejando un completo desorden. No encontraron nada”. La comisión se fue tal como llegó. Días después, el 2/3/17, en la tarde, regresó el helicóptero, esta vez llevando como jefe de la comisión al GB (Ej) Federico Guillermo Guzmán Bornia, comandante de la Brigada 91 de Caballería de Mantecal. Nuevamente revisan, revuelven y desordenan. “Hicieron huecos en los cuartos buscando no sé qué cosa. Nada encontraron”. Estaba Flor, su hijo Jerlis Arley Salcedo Acevedo (venezolano, 31 años, casado, 4 hijos) y el obrero Jorge Eliezer García Bustillo (colombiano, 47 años). A los dos hombres les piden identificación y los fotografían. “Señora –le dijeron a Flor- nos llevamos a estos dos a Elorza, a una investigación y los regresamos esta tarde”. Jerlis Arley, quien llevaba con él un millón 500 mil pesos; se llevó varios documentos. El obrero, Bs. 20 mil. Los militares se llevaron teléfonos, carne seca y mercado. Han pasado los días y nada se sabe de los jóvenes. Los militares mintieron. No los trasladaron a Elorza sino a Mantecal y luego a Guasdualito, Apure. El mayor Franklin Bironni, segundo comandante de la 91 Brigada de Mantecal, dice que él los dejó en la sede militar de Guasdualito. Los familiares de los desparecidos acudieron a la Defensoría del Pueblo, Ministerio Público, Fiscalía Militar, Cicpc, Dgcim, Sebin, Guardia Nacional y Ejército. “En la fiscalía de Mantecal nos dieron, el 8 de marzo, el expediente MP-108599-2017 y 0240-99402322”. Flor Acevedo, Saúl Salcedo, Denys Correa e Izaura Isabel Bustillos, exigen que se les diga dónde están los dos hombres.

Última Hora

  • Instalarán cámaras HD en tribunales del Táchira. Ya llegaron 90  cámaras. Eso fue luego de que un narco se fuera por la puerta principal
  • En diciembre la ULA notificó a un juez Provisorio para que se reincorporara a trabajar porque tenía 7 años en comisión de servicios.
  • Los tomógrafos de los hospitales de Táchira y Mérida, no sirven.