Maduro hace silencio ante Padrino contra colectivos

Sebastiana Barráez

14/03/2018

Puntodecorte.com

Hace mucho tiempo era evidente que el tema de los colectivos, así como el de la guerrilla, causa escozor en el mundo militar. Desde que Hugo Chávez avaló a los Círculos Bolivarianos, a los colectivos y mostró complacencia con la guerrilla colombiana, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana jamás vio eso con buenos ojos. Entonces nadie osó expresarlo en voz alta. Cuando el ministro de la Defensa se atreve a decirlo, recibió el apoyo de todo el generalato y comandantes de la institución castrense.

No es una actitud reciente en el General en Jefe (Ej) Vladimir Padrino López, pero si algo causó el reclamo del alto oficial fue lo que rodeó el velorio y entierro del líder del colectivo “Tres Raíces”, Heyker Vásquez, quien murió en los mismos sucesos donde mataron al piloto Oscar Pérez y a parte de su grupo.

Ese día se supo que Heyker Leobaldo Vásquez Ferrera era integrante de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana y había recibido preparación militar. Mientras los familiares de los asesinados junto a Oscar Pérez reclamaron porque no se les permitió decidir dónde ni cómo sepultar a sus seres querido, Heyker era velado “con honores”.

Esa tarde del 16 de enero, en la parroquia 23 de Enero de Caracas,  el líder del colectivo fue velado en un galpón cerca del Bloque 40 de la Zona F, una de las sedes del “Las Tres Raíces”. Los integrantes vestían ropas negras y exhibían armas largas. En las afueras estaban camionetas del FAES en acción de custodia y varios funcionarios de ese cuerpo policial.

A Keyker lo velaron durante 24 horas. Lo lloraron, le colocaron música y se habló de sus proezas.

Por fin empezaría el cortejo fúnebre hasta el cementerio. Las armas tronaron al ritmo de las ráfagas de disparos al aire, lo que por cierto se repitió por varias horas, cada determinado tiempo. La carroza rodeada de motorizados con uniformes del FAES, siguió a paso lento hasta el Cementerio del Este de Caracas.

Padrino López habría manifestado entre miembros del generalato que esa acción exponía a la Fuerza Armada. Y tiene razón el general en Jefe, porque según la Constitución de la República Bolivariana, el monopolio de las armas en el país lo tiene la institución castrense, no civiles armados.

Pero lo que definitivamente causó su decidida intervención a manifestarse contra los colectivos fue el video, durante los Ejercicios de Acción Defensiva Multidimensional Independencia 2018, que tuvieron lugar en la parroquia 23 de Enero, específicamente en el Área de Defensa Integral “Comandante en Jefe Ezequiel Zamora”. Ahí se vio al jefe del colectivo “La Piedrita”, Valentín Santana rodeado de hombres encapuchados y portando armas largas.

También le puede interesar: Las armas de Valentín Santana. 

El colmo no fue que la alcaldesa de Caracas Ericka Farías o el ministro de Cultura Ernesto Villegas, saludaran, le sonrieran y abrazaran a Santana, sino el nivel de subordinación demostrado por el Comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral del Distrito Capital (Zodi), General de división (Ej) Fabio Enrique Zavarse, que hasta un chiste malo se atrevió a hacer. Fue mucho para Padrino López ver a un general de la República en tal acto de sumisión.

La reunión

El ministro de la Defensa reúne al Alto Mando Militar, incluyendo a generales de diversas dependencias. Pulsó al poder de la FANB, les habló molesto, con apasionamiento de la necesidad de cuidar las imagen de la Fuerza Armada y las armas de la República. No tuvo que insistir mucho. Recibió el apoyo casi unánime del generalato.

En esa reunión estaba el general Zavarce, en actitud de “gallina comiendo sal”. Nadie hizo alusión verbal al bochornoso espectáculo del oficial, pero las miradas de los oficiales fueron de censura, de incriminación. Nadie le habló. Él tampoco lo hizo y ni siquiera pudo sonreír.

Padrino fue firme, hizo gala de su liderazgo entre sus generales y como respuesta recibió la solicitud de actuar con mano dura. Acordaron una primera advertencia a los colectivos y dependiendo de ello, acciones contundentes.

El jefe del Comando Estratégico Operacional (Ceofanb) Ceballos Ichaso, fue enfático para enfrentar a los colectivos y propuso reducirlos por la fuerza si no entregaban las armas.

Luego el ministro de la Defensa se reunió con otro amplio grupo de oficiales de menor rango. De ahí es el video que se corrió a nivel de opinión pública. “La fundamentación de la Revolución Bolivariana está en ese pueblo, en la organización popular, en las bases, en las comunas, en los consejos comunales, en las distintas expresiones; están también esas células que llaman los colectivos para el arte, la música, la política, el deporte y la vida, lamentablemente he visto cómo algunas agrupaciones que se hacen llamar colectivos, blandiendo armas de guerra, con capuchas han mal interpretado el mensaje del empoderamiento del poder popular”, expresó ante los uniformados.

En Venezolana de Televisión ratifico Padrino: “El término colectivo lo han tergiversado, lo quieren estigmatizar, pero cualquier grupo armado que no sea la FANB, que no sean los cuerpos de policía, los órganos de seguridad, que estén operando por allí, llámense como se llamen, actúan al margen de la Ley, y como tal tienen que ser tratados. Es decir, no admitimos ningún grupo armado distinto a la Fuerza Armada Nacional… Rechazamos, como se llame, guerrilleros, paramilitar, bandas paramilitarizadas, al margen de la Ley, tendrán su respuesta constitucional”.

El Presidente no se pronuncia

Horas después un comunicado suscrito por “Los Gloriosos Colectivos”, le responden a Padrino López. “Señor padrino López, sabíamos que a usted como militar en base a su doctrina de formación de la escuela de las Américas le molestaría que un pueblo organizado, como lo demostró la gloriosa parroquia 23 de Enero en Los Ejercicios Cívico Militares del pasado 24 y 25 de febrero Demostrara un nivel de organización asombroso”.

Lo acusaron de “caer en la jugada jugada y presión mediática de los medios palangristas y amarillista de la derecha”.

Se refirieron a un plan para desarticular o dominar la Milicia Nacional Bolivariana, “que para el comandante Chávez era el pueblo en armas! organizado desde su propia comunidad en cuerpos de combatientes, con parque de armas propios por parroquias, estados…cosa que al sol de hoy no lo han querido permitir, porque simplemente algunos de ustedes no entienden el peo de la verdadera unidad civico militar revolucionaria”.

Lo retaron. “Le informamos que los colectivos no estamos a ningún margen de ley, estamos debidamente registrados en el censo de movimientos sociales de la revolución, somos parte de las organizaciones del poder popular… somos militantes leales y disciplinados del PSUV desde su fundación… todos estamos en la Gloriosa Milicia Nacional Bolivariana de Venezuela” y le dijeron que incluso son parte de la FANB y le recriminaron que “somos los que siempre ponemos los muertos”.

Y como corolario le increpan: “los traidores a esta revolución, a esta patria no salen de los colectivos, ni del pueblo organizado, han salido en su mayoría de círculos de poder como en el que usted se desempeña en estos momentos”.

“¿Usted cree los barrios vamos a esperarlo a usted para salir a defender esta patria cuando así lo reclame?”.

Y finalmente lo retan: “¡Y para arrebatarnos lo que tenemos, tendrán que exterminamos, si es que pueden exterminarnos!”

Padrino López no respondió. Pero tampoco Nicolás Maduro se ha pronunciado. El Ministro de la Defensa se la jugó y ahora tiene el compromiso de cumplir lo que prometió ante los altos oficiales de la Fuerzas Armada.

Si el presidente de la República no respalda a Padrino López habrá demostrado que no tiene intención alguna de enfrentar a grupos de civiles armados y dejará expuesto el liderazgo del general en Jefe. Si enfrenta a los colectivos habrá abierto un frente que tiene respaldo en su gobierno y en el Psuv.