“El dilema del general Padrino López”

Artículo exclusivo para PuntodeCorte.com

@SebastianaB

21/03/2018

Hace años que en la Fuerza Armada existían códigos de solidaridad a pesar de las diferencias. Eso surge de los años en la Academia, en los cuarteles, en los salones de clase, en las fiestas de ascenso, en el círculo militar. Y se van tejiendo simpatías y antipatías. Algunas llegan a ser muy estrechas, tanto como hermanos, socios y amigos. Eso pasó entre el Mayor General (Ej) Miguel Rodríguez Torres y el General en Jefe (Ej) Vladimir Padrino López.

En esa casta del generalato y almirantazgo, la corona de los oficiales, también estaba el Mayor General (Ej) Hebert García Plaza, Promoción 1983 “GD León Febres Cordero”, también muy amigo del hoy ministro de la Defensa.

García Plaza es ascendido a Mayor General, junto con otros oficiales como Wilmer Barrientos y los hermanos Alcalá Cordones, Clíver y Carlos. En diciembre del 2014, sale de Venezuela, luego de dejar el cargo de Ministro de Transporte Acuático: cuatro meses después un tribunal de Caracas emite una orden de detención en su contra por la compra de unos barcos para Conferry. García Plaza no regresa a Venezuela.

Es uno de los amigos de Padrino que termina en la acera contraria. Al oficial le han quitado sus propiedades en Venezuela y hace unos días fue incluido en la lista de los degradados por parte del presidente Nicolás Maduro. Ha pasado solo el desierto. El ministro de la Defensa nunca ha hecho mención a su situación.

El grupo Grecia

Y llega el más difícil de los casos para Padrino López, el de Miguel Rodríguez Torres y Alexis López Ramírez. Los tres de la promoción 1984 “General Juan Gómez Mireles”, ascendieron a General de División en el 2010 y en 2013 a Mayor General. Padrino coronó por encima de ellos al ser ascendido a General en Jefe.

Ellos tres integraban, junto con los generales Gerardo José Izquierdo Torres, Yomar Rubio Silva y Julmer Román Yepez Castro un grupo llamado Grecia. El nombre surge ya que ellos, con sus respectivas esposas, se reunían con frecuencia a departir y en uno de esos encuentros planifican que cuando salgan de la Fuerza Armada, irán de segunda luna de miel para Grecia. Incluso hicieron un fondo para ir ahorrando lo que necesitarían para ese viaje futuro.

Pero la vida les tenía planificado otro destino y el poder les jugó una mala pasada. Padrino López se divorcia. Rodríguez Torres también. Y justo en la cúspide el grupo Grecia se divide por razones ideológicas. Obsérvese que todos esos generales han sido privilegiados en la revolución.

La amistad entre ellos dos y López Ramírez se profundiza y se hacen socios en una hacienda en los llanos venezolanos, sociedad de la cual Padrino se separó no se sabe por qué razón, pero coincidió con su ascenso a Ministro en el 2014. Rodríguez y López Ramírez continúan en su sociedad hasta la actualidad.

La amistad entre Padrino y MRT se enfría, pero no así la de López y el Ministro, quien además ha conservado una estrecha amistad con la esposa del otrora secretario del Consejo de Defensa de la Nación (Codena).

Hasta ahora Padrino no se da por aludido con la detención de MRT, como tampoco lo hizo con la degradación de Rodríguez Torres y López Ramírez.

Aparece Diosdado

Cómo estará la situación en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana que el Ministro de la Defensa aparece en un acto de la institución armada, con Diosdado Cabello, con la excusa de entregar 184 laptos a futuros médicos cirujanos militares y se exhiben por las instalaciones de la Academia Militar de Medicina, en una demostración de fuerza y unidad.

A diferencia de Padrino, el que sí se pronunció sobre el caso MRT fue Diosdado, quien solo llegó a teniente, pero que está compartiendo honores con el general en Jefe.

“Miguel Rodríguez Torres se alejó del chavismo hace bastante, bastante tiempo. Éste que está aquí puso su cara más de una vez para defenderlo de sus desvaríos ideológicos. Se alejó del chavismo y termina alejándose del templo de la amistad… No está preso porque es de oposición, está preso porque en una investigación fueron detenidas unas personas con planes concretos para desestabilizar el país, en estas fechas, y las personas involucradas lo nombran a él como uno de los participantes, Es esa la razón por la que está detenido”, así Cabello se excusó para fijar su posición ante lo que le ocurre a su otrora amigo.

No lo lograrán

El general Padrino se ha salido varias veces en los últimos días, como para convencer al país, que “A la Fuerza Armada Nacional Bolivariana no la divide nadie, absolutamente nadie. Su fortaleza, su cohesión moral, su conciencia patriótica, nacional, democrática. A los desesperados yo les digo ‘quédense tranquilo, aguanten allí, no lo van a lograr, no lo van a lograr’”. No explica qué no irán a lograr a esos que llama “desesperados”.

O será que por algo se refiere a que “Estoy en completo desacuerdo en esos golpes de Estado, sobre todo con participación Militar, eso ya no tiene cabida en este siglo”.

Habla de la unidad de la FANB  reconoce que “me siguen haciendo llamados a mí, en lo personal como Ministro de la Defensa, que siguen haciendo llamados a la Fuerza Armada en todos sus niveles, para tomar partido. ¡Dios nos libre de una guerra civil! Y estoy en completo desacuerdo en esos golpes de Estado sobre todo con participación militar, eso ya no tiene cabida en este siglo, tienen que comprender este fenómeno, comprenderlo bien. Venezuela es otra Venezuela. Hay mucha conciencia del papel que tiene que jugar aquí cada quién”.

E insiste ante una periodista en descartar el golpe de Estado. “Estamos en pleno siglo XXI, ¡golpes de Estado! eso ya pertenece al pasado. Tratando de calentar lo que es imposible de calentar, que es la FANB para propósitos oscuros; eso no va a pasar”.

Y como tratando de convencerse a sí mismo, asegura que “la FANB está curada, tiene suficiente madurez política, tiene suficiente entereza constitucional, de respeto a la Constitución, de respeto a los Derechos Humanos, de respeto y admiración a la democracia participativa y protagónica”

MRT, la figura a vencer

Aquello de que no hay peor astilla que la del mismo palo, se le aplica a la revolución con el caso Rodríguez Torres. Él conoce quién es quién en el Gobierno, en la revolución y en el partido. ¿Acaso no los vigiló, grabó y analizó a cada uno de ellos cuando estuvo en la Disip y luego en el Sebin?

Es el hombre de los secretos, al igual que el general Carvajal Barrios alias El Pollo, pero con mayor carisma, con mayor sentido de la estrategia política, aprendida a la sombra de su padre, el hasta hace poco alcalde del distrito Alto Apure, Jorge Rodríguez, a quien en la frontera llaman Don Jorge.

No es un preso cualquiera. Ejemplo de ello es el comunicado, que inmediatamente después de la detención del ex ministro en un hotel capitalino, leyó una periodista en Venezolana de Televisión. Hay hechos qué resaltar.

  • Lo identifica como “señor” y “sujeto”, como si su condición de Mayor General se del Ejército, la pudiera borrar de un plumazo.
  • Lo mencionan como ex ministro del Interior y de la Disip, pretendiendo ignorar que fue durante más tiempo jefe del Sebin que de la Disip, policía política del Gobierno.
  • Justifica que estaba siendo “requerido por la justicia al estar incurso en acciones contra la paz y tranquilidad pública, y en conjuras y complots que perseguían la intención aviesa de atentar contra la unidad monolítica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana”.
  • Y como corolario se inventan que fue “echado del gobierno bolivariano al comprobársele nexos y vinculaciones con organismos de Inteligencia de EEUU”.

El mismo que ideó el mediocre comunicado seguramente fue el mismo que aportó la idea de que a Rodríguez Torres lo detuviera el Sebin, para dar una demostración de que la simpatía que pudiera existir hacia él en esa institución policial, ya no existe. Lo absurdo es que corren a llevarlo hasta la sede de la Dirección de Contra Inteligencia Militar.

Es relevante que a MRT no lo esposan, porque el funcionario que pretendió hacerlo se inhibió cuando él levemente, pero cono firmes, se resistió a la acción.

Horas después es llevado ante el fiscal militar Tte Elber Monterio y ante el Tribunal 1ero de Control de la Corte Marcial.

De conspirador a corrupto

La reacción del mundo político del chavismo, no fue la que esperaba Nicolás Maduro. Voces de la revolución se quejan del trato dado al otrora poderoso ministro policía. Lo mismo ocurre en sectores militares, sobre todo en oficiales de alto rango.

Ante ello no se le ocurrió otra cosa al ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, sino decirle al país que la detención de Miguel Rodríguez Torres responde a motivos relacionados con actos de corrupción y por su participación en conspiraciones contra “la paz del país”. O sea, desmiente a Diosdado y al comunicado oficial.

“Hace mucho tiempo -dijo el ministro en referencia a MRT- que se alejó del chavismo, de la Revolución Bolivariana. Hay varios elementos que lo señalan con muchísima claridad. Él reconoció públicamente que había estado en contacto con la Agencia Central de Inteligencia Norteamericana, razón por la cual el presidente lo apartó del gobierno en su oportunidad, al tener evidencia de sus contactos y de sus acuerdos con representantes de la inteligencia del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica”, explicó Rodríguez en una entrevista.

El dilema del general Padrino está en seguir despidiendo a los amigos militares que se van de la revolución o guardar silencio ante aquellos amigos detenidos o perseguidos.