Más de 20 Kg de peso han perdido detenidos en DGCIM

Sebastiana Barráez

@SebastianaSin

DGCIM. Es la Dirección de Contra Inteligencia Militar. Acaba de hacer algunos cambios en el personal. Es hora de detener el abuso y la tortura impuesta por quienes estaban encargados de los detenidos, como el caso del coronel Rafael Antonio Franco Quintero (Segunda promoción “General en Jefe Rafael Urdaneta”, 1995),  quien era el Director de Investigaciones. El sustituto es el coronel Hannover Esteban Guerrero Mijares, promoción 1996 “General de Brigada José Florencio Jiménez”, quien debe detener lo que sucede en esos sótanos de la Dgcim, a donde envían a los detenidos. Franco Quintero fue el autor de una serie de expedientes arreglados para inculpar oficiales; formó equipo con el mayor (GNB) Néstor Blanco Hurtado alias Ezequiel, quien prepara los interrogatorios y amenaza a los detenidos con dejarlos en la cárcel hasta que mueran ahí, sino delatan a otros militares. Y del mayor Alexander Gramcko Arteaga, así como del mayor (GNB) Sánchez Castro, teniente Johana González alias La Libanesa y el capitán (GNB) Becerra alias Piraña, hay toda una historia aparte qué contar. Hay un capitán torturador que está amasando dinero, en dólares y euros, tiene a su esposa e hijos en los EEUU y pidió que lo enviaran para San Antonio del Táchira; tiene documentos listos para tramitar el asilo. El caso es que Franco Quintero, ante la lluvia de denuncias, cambió a los miembros de la División de Búsqueda, Captura y Custodia: Daniel Sosa Guerra, teniente Saúl Méndez Calderón, teniente Enrique Graterol, sargento Alvis Briceño, sargento Kelvin Rojas entre otros trasladados a Pdvsa, Minerven y otras empresas relacionadas con la explotación del oro. Ahora sacaron a Franco.

SÓTANOS. Aquello parece un campo de concentración de esos de la Segunda Guerra Mundial. A los militares y los civiles hombres los dejan pelones, desde el primer día que llegan y los pasan a la barbería. Los afeitan una vez a la semana. A las mujeres les dejan el cabello. Todos, aunque sean civiles, deben llevar braga militar y zapatos deportivos sin cordones, para las visitas, lugares externos como enfermería y cuando son trasladados a los tribunales. Algunos se las ingeniaron e hicieron cordones de bolsas de plástico. Los familiares son obligados a que les lleven shores y franelas de diversos colores. Eso sí, está prohibido el color negro y gris. Cuando un oficial o civil es detenido, lo incomunican durante 30 a 40 días, sin que eso tenga un basamento legal.

MALVADOS. Varios funcionarios que incurrieron en tratos inhumanos contra los detenidos, fueron puestos a órdenes de la fiscalía, otros fueron destituidos y algunos cambiados de cargo. Aun quedan muchos malvados. El sargento Henry Javier Camejo Camejo, con la excusa que recibe órdenes del mayor Sánchez Castro y de la Capitana Chacón, crea pánico entre los privados de libertad. No hay agua potable para el consumo de los detenidos, de manera que aquellos que no tienen familiares en Caracas, no cuentan quién les lleve el vital líquido ni alimentos los dos días la semana que les permiten llevar comida.

TORTURAS.  Quienes hoy están cumpliendo las funciones de carceleros no deben olvidar, jamás, que ese rol puede cambiar. Deben empezar entendiendo qué es tortura. Cualquier persona, aunque hubiese cometido un delito, no pierde su condición de ser humano. A los 60 detenidos en Dgcim los sacan 10 minutos a la semana a un estacionamiento, que les permite agarrar algo de aire puro, y a veces, sino está nublado, un poco de sol. No les permiten pasar fotos ni siquiera familiares, tampoco libros ni cartas. Y la luz permanece encendida toda la noche. A los detenidos les es doblemente violentado sus derechos, por una parte los carceleros y por otra algunos defensores públicos y abogados, presionándolos a que se declaren culpables para que negocien la condena.  Todas las mañanas los desnudan y les ordenan agacharse. Muchos de ellos permanecieron en celdas, haciendo necesidades fisiológicas en un tobo común. Eso cambió ligeramente. En los sótanos de la Dgcim el tiempo pasa de manera interminable. Esa tortura no deja moretones en el cuerpo pero sí en la mente. Muchos sufren de insomnio, más aún con esa luz blanca que permanece encendida las 24 horas. Los alimentos son poco apetitosos, siempre arroz y pasta.

 CAPITANA. Gracias a que es amiga de Franco Quintero, a la capitana Keyler Chacón Batista la instalaron en la sección de reclusión y custodia. Después que publicamos el artículo (https://www.sebastianasinsecretos.com/2018/10/26/mano-negra-contra-el-gb-hernandez-da-costa/) ella reunió a los detenidos y les dijo que le firmaran un documento, donde dejaran sentado los beneficios que estaban recibiendo, porque ella los trataba mejor que el que estaba anteriormente. En esas circunstancias no hay posibilidades de negarse. Ella les dijo que sino se atendrían a las consecuencias, lo que cerraba el derecho a rebelarse. Pero siempre en el mundo aparecen los que no están dispuestos a resignarse y es así como el capitán de Navío Humberto De La Sotta Quiroga, de la Unidad de Operaciones Especiales de la Armada, y el Teniente Coronel (Ej)  Igbert José Marín Chaparro comandante de la Caballería Motorizada “GB Juan Pablo Ayala” de Fuerte Tiuna, se negaron a firmar argumentando que no estaban recibiendo ningunos beneficios. La capitana los castigó.

FLACOS. Así lucen los detenidos. Todos han bajado de peso. El MG (Ej) Miguel Rodríguez Torres, aunque tiene una celda para él solo, ha perdido más de 20 kilos. El GD (GNB) Pedro Naranjo Suárez, 25 kilos. El GB (GNB) Pérez Gámez, 20 kilos. CN De La Sotta, 20 kilos. El capitán de Corbeta Macsotay, 25 kilos. El teniente de fragata Elías Noriega, 20 kilos. Entre los civiles el expresidente de la Faja del Orinoco, ingeniero Pedro José León Rodríguez, 30 kilos. Los ex ejecutivos de Citgo: el vicepresidente de Operaciones de Refinación Tomeu Vadell Recalde (30 Kg), José Luis Zambrano (25 kilos) y Gustavo Cárdenas (20 kilos). Carlos Marrón, dueño de la web dólar pro, perdió 30 kilos. Los problemas como diabetes e hipertensión se han agudizado. Su sistema metabólico fue alterado. Y ni soñar que les respeten el derecho a la visita conyugal.

PROFESORA. Se nos fue, entre mariachis, al mundo de las flores amarillas, Simone Zuber. Fue mi profesora de francés en la Universidad de Los Andes. Una dama de gran temple. Llegó de Francia y se sembró en el Táchira. Hace meses viajó al viejo mundo, pero presintiendo su muerte, pidió que la llevaran a San Cristóbal y dejó instrucciones sobre la organización de su funeral. Pidió que los mariachis la despidieran con “Si nos dejan”. Ella tuvo tres hijos Charly (+) Lucky y David. A esa bella mujer la recuerdo porque nos ordenó traducir la biografía de Charles Baudelaire y así descubrí a ese enigmático poeta. La última vez, que la vi en San Cristóbal. Hablamos largo rato. Hoy siento tanto su muerte porque el mundo era mejor con ella.

CARAVANA. Por el incidente con la caravana presidencial, aquel día en que fue destituido el general González López del SEBIN, hay cuatro funcionarios detenidos. Son hombres jóvenes. Tres de ellos son inspectores y uno comisario. Esa noche, los cuatro salían de la casa de un importante hombre  que comparte el poder, y a quien le servían de escolta. Argumentaron que iban para el Helicoide a buscar la cena y que inesperadamente se encontraron con la caravana presidencial, donde sucede el impasse. Ahí mismo fueron detenidos. Están siendo presentados en tribunales por el delito de “homicidio frustrado al presidente de la República y persecución a la caravana presidencial”. Ante la presunción de que compañeros de los sebines se presentarían a rescatarlos a la sede de la Dgcim, esas instalaciones fueron reforzadas durante varios días.

TÁCHIRA. Fue el 13 de noviembre en la alcabala La Pedrera, que está en una intersección que lleva de Táchira hacia Apure y de ahí a Barinas. Tradicionalmente son requisadas las unidades de transporte y no pocas veces han capturado alijos de droga. Estaban ocho guardias nacionales, al mando del SM1 Douglas Segundo Becerra Rodríguez, requisando dos autobuses de pasajeros. Llegaron dos vehículos con personal del Ejército, al mando del GB Nilton Trejo Trejo, a quien en Táchira se le conoce bastante por la imagen negativa que dejó durante el gobierno de Vielma Mora, como jefe de Caimta, manejó chatarra, cemento, cabillas, plástico y como las obras civiles y de ingeniería del Estado. El caso es que Trejo Trejo llegó a La Pedrera con el GB Gregorio Alberto Vizaes Ruiz y una docena de funcionarios. Los del Ejército apuntaron a los de la Guardia Nacional, ordenándoles que se desplazaran del lugar. El general Trejo regañó al SM1 Becerra Rodríguez, a quien le dijo que por orden del mayor general Manuel Gregorio Bernal Martínez no se podían revisar vehículos en los puestos de control. En pleno bochinche llegó la mayor Arely Duque Gómez, jefe de Operaciones y segunda comandante del D-24 y el capitán Renny Olivares Moreno, comandante de la 1ra compañía del D-215, quienes le dicen a Trejo que allí sólo se está cumpliendo con la labor que tienen. El general Trejo Trejo decide llevarse detenido, sin justificación, al SM1 Becerra Rodríguez. Varios oficiales dicen que el general Bernal es “anti guardia nacional”. Hace cerca de un mes sucedió algo similar en el puesto de La Tendida, porque el general Bernal dijo que esos puestos, desde La Fría hasta La Tendida, ya no pertenecían a la Guardia Nacional y pasaban a orden de él y al sistema defensivo territorial. Pero finalmente no pudo ejecutar la medida. El MG Bernal, creo tres grandes Puestos de Comando a los que llamó Rocinantes: en La Pedrera está el principal puesto de comando, que controla todos los municipios del sur del Táchira hasta San Cristóbal. Los tres puestos de comando están: uno en San Antonio y Ureña, con los generales Mercado Sierra y Castillo Rengifo. Otro en el norte del estado con el Vice Almirante Somaza. Y el tercero en Orope y frontera con el Zulia donde está el General Torres Granadillo.

CERNUDA. Es Luis, el maravilloso poeta español. Fue él quien un día escribió: ¿Adónde va el amor cuando se olvida?/ No aquel a quien hicieras la pregunta / Es quien hoy te responde./ Es otro, al que unos años más de vida/ Le dieron la ocasión, que no tuviste,/ De hallar una respuesta./ Los juguetes del niño que ya es hombre,/ ¿Adónde fueron, di? Tú lo sabías,/ Bien pudiste saberlo./ Nada queda de ellos: sus ruinas/ Informes e incoloras, entre el polvo,/ El tiempo se ha llevado./ El hombre que envejece, halla en su mente,/ En su deseo, vacíos, sin encanto,/ Dónde van los amores./ Mas si muere el amor, no queda libre/ El hombre del amor: queda su sombra, Queda en pie la lujuria. ¿Adónde va el amor cuando se olvida?”/ No aquel a quien hicieras la pregunta/ Es quien hoy te responde”.

ÚLTIMA HORA

  • Se ha desatado una feroz difusión de informaciones falsas por las redes sociales.
  • Hay odio entre quienes plantearon difundir, con intenciones de linchamiento, la lista de diputados que no aprobaron mencionar a Zapatero en un acuerdo.