El Coronel que pasó de condecorado a incomunicado

?

Sebastiana Barráez Pérez

ElEstimulo.com

29/08/2017

Fue la Resolución Nro. 019450, que el 25 de junio, el ministro de la Defensa, GJ Vladimir Padrino López, suscribió, resaltando que fue por orden del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional. En ese documento le concedía la Orden Militar “General en Jefe Rafael Urdaneta” al coronel (Ej) Rafael Antonio Bendahan Coutinho. Cuarenta días después el coronel fue detenido por traición a la patria, contra el decoro militar, desobediencia e instigación a la rebelión.

La Orden Militar que le concedieran 45 adías atrás es una condecoración que data desde hace 70 años  cuando fue creada por la Junta Revolucionaria de Gobierno, para premiar a los oficiales generales, superiores y subalternos por los años de servicio en la institución militar y que hayan demostrado “conducta intachable”. Aún se dan por las mismas razones.

 

De Paramacay y San Fernando

Unas horas después de haber sido asaltada la sede de la 41 Brigada Blindada en el Fuerte Paramacay, el 6 de agosto 2017,  el coronel Rafael Antonio Bendahan Coutinho, plaza de la Zodi San Fernando de Apure, sostiene una discusión con su superior, el General Jefe de la Zona de Defensa Integral, por haber reunido al personal frente a la situación de ruido en los cuarteles que estaba causando la Operación David, que comandó el capitán Juan Carlos Caguaripano.

Se le acercan dos hombres de inteligencia y, por orden del general, lo obligan a que enseñe el contenido de su teléfono celular. Ahí le encontraron algunas posiciones críticas. Mantenía comunicación con un general sobre lo que era noticia nacional. Inteligencia Militar considera que los mensajes en el teléfono del coronel “son contrarrevolucionarios”.

Los funcionarios le ordenan que permanezca en su habitación u oficina, y le prohiben circular por otras áreas del comando. Poco después de la revisión del teléfono le dicen al coronel que se considere detenido y que pasará a la orden de la Fiscalía Militar.

La esposa del coronel está en Pregonero (localidad del Táchira) con la bebé de 6 meses que tienen en el matrimonio. Al oficial lo estaba acompañado su cuñado en la vivienda que ocupa en San Fernando de Apure. A él le dicen que el coronel fue detenido.

Un par de días después, Bendahan Coutinho es trasladado hasta los tribunales de San Juan de los Morros (Guárico). Esa noche pudo comunicarse telefónicamente con dos de sus hijos (19 y 16 años respectivamente) fruto de su primer matrimonio y quienes viven en el estado Miranda. Le dijo a su hijo que estaba detenido. El chico comentó en su familia que la llamada tuvo un ruido de eco en todo momento, además de que era evidente que no podía expresarse con espontaneidad. Sólo dijo que lo trasladarían para la Dgcim y que le habían imputado cuatro delitos.

Lo extraño es que ese mismo día, a través de una foto por whattsap les hizo llegar una carta escrita por él, pero con contenido netamente personal. No se volvió a saber más nada del coronel.

Pasados los días y ante la angustia familiar, su hijo se presentó la sede de la Dirección de Contrainteligencia Militar. Una dama lo atendió. Lo hizo esperar cuatro horas. Y luego le informó que el Coronel sí está allí recluido, pero que está aislado y que no puede recibir llamadas ni visitas ya que está en un “proceso de readaptación”. “Si su papá llega a tener buena conducta, quizás dentro de un mes le permitan las visitas, solo de sus familiares directos, es decir esposa e hijos”.

 

Su carrera militar

De los 54 años de edad, Bendahan Coutinho le ha dedicado a la Fuerza Armada su vida desde que era un jovencito. Él es de la promoción 1987 “Tomás Montilla”. Algunos de sus compañeros lo describen como un oficial bonachón y estudioso. “Fue muy agradable compartir la academia con él; siempre luchó con el sobrepeso”, confiesa un oficial hoy activo.

Bendahan Coutinho es oficial de Policía Militar, a quien un compañero lo caracteriza como una persona de carácter, polémico, de posiciones firmes y leal. “Compartimos en San Cristóbal, él vivió en una residencia en guarnición. Se casó recién graduado y eso le trajo muchos problemas al inicio de su carrera. Fue muy exigente, muy frontal con sus subalternos”.

Un oficial de alto rango lo recuerda como muy ligado a la revolución. “Trabajó en Policía Militar en Táchira, ya que ahí fue donde hizo carrera”. Pero un mayor general confiesa que “siempre estuvo bajo sospecha por parte de la Dirección de Contrainteligencia Militar por sus posiciones críticas”. Y otro general dice que en los años 2002 y 2003 “quienes teníamos el poder militar en esa época, no veíamos a Bendahan Coutinho, como un oficial de confianza para el gobierno”.

 

Los amigos

El general de la Guardia Nacional Ramón Antonio Rodríguez Mayol, con quien el coronel chateaba en el momento en que fue detenido, se declara su amigo personal, resalta de él que “es un oficial honesto, quien desde años anteriores ha tenido impases y contratiempos con algunos miembros de su promoción, por manifestar abiertamente inconformidad y en especial mala percepción sobre los hechos de corrupción ejecutados por sus compañeros de armas y su descontento por la creciente politización dentro de la Fuerza Armada, además de ser compañero de Diosdado Cabello. Razón por la cual en varias oportunidades había sido citado y retenido por pocos días en la DGCIM”.

“Es mi amigo y mi compadre. Es una persona alegre, es honesto y con muy buena formación profesional, le gusta mucho leer y es muy analítico y crítico”, dice el general Rodríguez Mayol.

 

La Constitución

Con la detención de militares y políticos, los cuerpos de seguridad han venido aplicando de 30 a 45 días de “adaptación”, para dejar incomunicada a la persona detenida, sin derecho a que la familia ni abogados puedan verlos. Peor aún, los recluyen en centros de detención de los cuales nadie da razón alguna. Y para complemento, ante las presiones de la Fiscalía en los últimos tiempos, antes de que la Fiscal General Luisa Ortega Díaz fuera destronada, se veían obligados a presentarlos ante la fiscalía pero negándoles el derecho a su abogado e imponiéndoles un defensor público.

Incurren así en un acto violatorio de la Constitución Bolivariana de Venezuela, en cuatro de los artículos más emblemáticos.

Artículo 44: … Toda persona detenida tiene derecho a comunicarse de inmediato con sus familiares, abogado, o persona de su confianza; y éstos o éstas, a su vez, tienen el derecho a ser informados sobre el lugar donde se encuentra la persona detenida; a ser notificados inmediatamente de los motivos de la detención y a que dejen constancia escrita en el expediente sobre el estado físico y psíquico de la persona detenida, ya sea por sí mismos o con el auxilio de especialistas. La autoridad competente llevará un registro público de toda detención realizada, que comprenda la identidad de la persona detenida, lugar, hora, condiciones y funcionarios o funcionarias que la practicaron./…/

Artículo 46: … Ninguna persona puede ser sometida a penas, torturas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. /…/ Toda persona privada de libertad será tratada con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano.

Artículo 48: Se garantiza el secreto e inviolabilidad de las comunicaciones privadas en todas sus formas. No podrán ser interferidas sino por orden de un tribunal competente, con el cumplimiento de las disposiciones legales y preservándose el secreto de lo privado que no guarde relación con el correspondiente proceso.

Artículo 49: … La defensa y la asistencia jurídica son derechos inviolables en todo estado y grado de la investigación y del proceso. Toda persona tiene derecho a ser notificada de los cargos por los cuales se le investiga; de acceder a las pruebas y de disponer del tiempo y de los medios adecuados para ejercer su defensa. /…/ Toda persona tiene derecho a ser juzgada por sus jueces naturales en las jurisdicciones ordinarias o especiales, con las garantías establecidas en esta Constitución