Altos oficiales detenidos e incomunicados

Sebastiana Barráez

Quinto Día

MILITARES. Con la detención reciente de una serie de oficiales de la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional, está ocurriendo un hecho que violenta el derecho al debido proceso, pero que además violenta la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. No importa el rango. La Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), luego de detener a oficiales en la base naval de Turiamo, Base Aérea Libertador y la Comandancia General de la Guardia Nacional, procede a incomunicarlos. La familia de los oficiales no sabe nada de ellos. A la mayoría les fue impuesto defensores públicos, el mayor José Antonio Figueroa como defensa de los oficiales de la Aviación (excepto el coronel Juan Pablo Saavedra Mejías) y el capitán Enrique Alexánder Simeone para defensa de los nueve oficiales UOPE de la Armada. En el caso del Capitán de Navío Luis Alberto De la Sotta Quiroga, segundo comandante de la Brigada Comandos del Mar (Bricomar) del Apostadero Naval de Turiamo, de nada sirve que el abogado y la familia haya ido a la Dgcim, a veces les dicen que por órdenes superiores, no se sabe de quien, no tienen permitidas las visitas, pero que le llevé agua y la medicina que él debe tomar para la tensión. En el caso del Teniente Coronel (Av) Ruperto Molina Ramírez, Comandante de la Unidad de Fuerzas Especiales, G 20, lo detienen el 19 de mayo, en la Base Aérea Libertador en Palo Negro estado Aragua; lo presentan a tribunales el 21. Lo único que le han pedido a su familia es que le lleve agua. Pero en el caso del Teniente de Navío Raúl Eduardo Díaz Casado, le solicitaron que le llevara antibióticos y analgésicos, lo que hace presumir a su familia que el oficial estaría en malas condiciones de salud. Por cierto que al Mayor (GNB) Abraham Américo Suárez Ramos lo llevaron al Tribunal muy golpeado, pero eso no lo hacen constar en ninguna de las actas.

JUEZ. En el circuito judicial penal militar hay tres tribunales de control. El primero, donde está la My Carolina de Mogollón, ha presionado para que las audiencias de presentación sean con defensores públicos. En el caso de los oficiales de la Unidad de Operaciones Especiales (UOPE), los 12 abogados privados estuvieron todo el día lunes esperando, hasta las 7 de la noche cuando les dijeron que el traslado no se hizo. Al otro día a las 7 AM allí estaban los abogados cuando llegó la Dgcim con los detenidos. La May Mogollón empezó la audiencia a las 8:30, con defensores públicos, sin darles acceso a los abogados privados, hasta las 8;45 AM.

 NARANJO. Es el general de División (GN) Pedro José Naranjo Suárez, Director de Desarrollo Nacional de la Guardia Nacional. Fue detenido. Todo empezó el 20 de mayo 2018, cuando el Tribunal Militar Primero de Control, a cargo de la mayor Claudia Pérez Mogollón, ordenó su privativa de libertad. Los fiscales militares que acusaron al general son los tenientes Keyla Ríos y Manuel Echenique. ¿La causa? Supuesta traición a la patria, instigación a la rebelión y falta del decoro militar. Al día siguiente, 21 de mayo, el Comandante General de la Guardia Nacional Bolivariana, MG (GN) Richard López Vargas, le ordenó al GD Naranjo Suárez que se presentara a la Dirección General de Contra Inteligencia Militar (DGCIM); le argumentó que la causa era haber recibido el día anterior (20 de mayo, día de las elecciones presidenciales), al Mayor (GNB) Abraham Américo Suárez Ramos. Ya en la Dgcim, el general Naranjo fue interrogado por un capitán del Ejército. Le preguntaron por la visita de ese coronel. Explicó que él estaba haciéndole entrega del cargo de Director de Desarrollo Nacional de la Guardia Nacional al GB (GN) Néstor José Morales Guitian (quien también hoy está detenido), ya que a él le aprobaron la comisión de servicios para la Gobernación de Bolívar. Estando en ese procedimiento, -dijo Naranjo- llegó el Mayor Suarez Ramos, requiriéndole el número en el orden de mérito para ascender, pues como Jefe de la Comisión de Ascensos a Tenientes Coroneles tenía acceso a esa información. No era la primera vez que el general Naranjo había tenido que acudir a la Dgcim, por sospechoso, ya que en dos anteriores oportunidades, la última en diciembre, había sido citado a dicho órgano de Inteligencia.

EXTRAÑO. Resulta curioso que cuando los funcionarios interrogaban al general Naranjo, en su teléfono móvil se recibe un mensaje de voz supuestamente del coronel retirado (GN) Oswaldo Valentín García Palomo, diciéndole que lo estaban ubicando ya que era un oficial con liderazgo moral en la GNB y que le tenían una acción para ejecutar. Los mensajes fueron respondidos por los funcionarios de Inteligencia, quienes le preguntaron a García Palomo quiénes otros estaban involucrados en ese movimiento y que para cuándo y a qué hora sería esa acción. Era evidente que Naranjo no tenía idea de qué estaba sucediendo y menos de lo que García Palomo le estaba solicitando. A pesar de eso fue detenido. Permaneció en la Dgcim incomunicado por  siete días hasta que fue presentado al Tribunal Segundo Militar de Control de Caracas, quien ordenó seguir la investigación por vía ordinaria dejándolo privado de libertad. El fiscal habló del golpe del 2002, del daño que hicieron unas empresas al estado venezolano y ahí relacionó a Naranjo. Lo que el fiscal parece desconocer es que el general Naranjo, quien es uno de los mejores pilotos de helicóptero en Venezuela, estuvo entonces cinco años fuera del país por actividades profesionales. El juez militar Tcnel /Ej) José Rafael Mejías, habría argumentado que el general Naranjo fue quien convenció al mayor Suárez Ramos y al coronel García Palomo, refiriéndose a una reunión que supuestamente hubo en una oficina de Caracas. Es decir, el juez asume funciones del acusador y no presenta prueba alguna. Ni el general Naranjo ni su abogado, el coronel retirado (Ej) Andrés Parra Suárez, pudieron evitar que se consumara lo que parecía ya decidido, como fue que el general permaneciera detenido.

ARMA. Fue un Fusil Automático Liviano (FAL), con los seriales limados, lo que la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) le encontró a tres individuos  en la avenida Valle Coche de Caracas. Poco después la Dgcim detiene, como involucrados en el hecho, a los sargentos primero del 824 Batallón de Transporte Cnel. Fernando Figueredo, del Fuerte Guaicaipuro, estado Miranda: Yohay Manuel Sánchez Olaizola y  Salomón José Piñango Brito. También a un civil indocumentado. Los militares confesaron ya habían comercializado seis con la banda criminal El Tren de Aragua.

NERUDA. Es Pablo, el inolvidable poeta chileno, quien un día escribió esta belleza: “Déjame sueltas las manos/ y el corazón, déjame libre!/ Deja que mis dedos corran/ por los caminos de tu cuerpo./ La pasión sangre, fuego, besos/ me incendia a llamaradas trémulas./ Ay, tú no sabes lo que es esto!/ Es la tempestad de mis sentidos/ doblegando la selva sensible de mis nervios./ Es la carne que grita con sus ardientes lenguas!/ Es el incendio!/ Y estás aquí, mujer, como un madero intacto/ ahora que vuela toda mi vida hecha cenizas/ hacia tu cuerpo lleno, como la noche, de astros!”.

Última Hora

  • Nicolás Maduro va por el control del Partido Socialista Unido de Venezuela.
  • Las FARC decidió retomar el control del territorio en Apure, dizque porque el gobierno colombiano no les cumple los acuerdos.
  • A las tres estatuas de Páez en El Paraíso (Caracas), cerca del Campo de Carabobo y en Los Próceres de Mérida, les quitaron las lanzas para que quedara sólo el puño.
  • Ayer jueves se cayeron a tiros, paracos y guerrilla, en pleno pueblo de Encontrados, vía Pampanito, estado Zulia.