Las «Cuadrillas de la Paz» del chavismo tomaron un pueblo por asalto y despojaron del cargo al único alcalde indígena de Venezuela

Exclusivo para INFOBAE

Sebastiana Barráez

@SebastianaSin

Emilio González fue reemplazado por una diputada puesta a dedo por simpatizantes del régimen. Estos grupos, que están «dispuestos a todo», impidieron el pasado 23 de febrero la entrada de la ayuda humanitaria desde Brasil al estado Bolívar

No son precisamente obreros ni pacíficos los que integran las «Cuadrillas obreras defensivas de la paz» porque cuando actuaron para impedir, el 23 de febrero de 2019, la entrada de la ayuda humanitaria desde Brasil al estado Bolívar, entre los uniformados hubo presos y todo aquel «que esté dispuesto a todo«, como les dijeron al contratarlo y ofrecerles mil dólares por los servicios.

El constituyentista Ángel Marcano anunció que «las Cuadrillas de Paz de la Clase Obrera van rumbo a Santa Elena de Uairén, porque solo el pueblo salva al pueblo». Previamente habían ordenado que la partida sería desde el polideportivo Venalum y a las 7:00 comenzaría la concentración.

El grupo que se movilizó fue preparado para estar dos semanas en esa población del estado Bolívar, capital del municipio Gran Sabana. La primera acción fue este lunes con la toma de las instalaciones de la alcaldía, que desde hace tiempo el gobernador, quien es un militar retirado con el grado de Mayor General (GNB) Justo Noguera Pietri, tiene órdenes desde el alto gobierno de ocupar aunque sea por la fuerza, como lo hicieron luego de perseguir al alcalde Emilio González, quien es el único burgomaestre no chavista de todo el estado Bolívar y el único alcalde indígena de Venezuela.

Desde ayer fue impuesta a dedo en sustitución del alcalde y como comisionada la ex diputada Nancy Ascencio.

La diputada Ascencio dijo que el alcalde del municipio Gran Sabana, Emilio González, tiene código rojo en Interpol, que está fugitivo y en territorio brasileño. Y declaró al periodista Solito Decán en la emisora Dinámica 95.5 del estado Bolívar: «El 9 de abril fui nombrada, por el ciudadano gobernador, en coordinación y funciones directas de él, como comisionada especial de ese municipio. Reuniones constantes con el Gran Polo Patriótico y el Partido Socialista Unido de Venezuela«.

Destacó que las coordinaciones para abrir la frontera se están haciendo. Sin duda que la función de las Cuadrillas de Paz es actuar como grupos de choque. Y se preparan para abrir la frontera con Brasil, lo que no es entendible ya que en esa zona hay bastantes militares y tanquetas enviadas desde antes del 23 de febrero.

Entre el grupo que llegó ayer a Santa Elena hay sindicalistas identificados con el partido de Gobierno y presidentes de las quebradas y arruinadas empresas que conforman lo que alguna vez fue la poderosa Corporación Venezolana de Guayana (CVG). También hay trabajadores de esas empresas básicas, que no trabajaban porque son utilizados en Comisión de servicio para que asistan a los actos y actividades de tipo político. Algunos de ellos ocupan cargos gerenciales, tales como Arquímedes Hidalgo, presidente de Alcasa; el presidente del sindicato de Venalum (Sutralum), Pedro Perales, quien además es diputado del Consejo Legislativo del estado Bolívar (CLEB); el diputado de la Asamblea Nacional Constituyente, Ángel Marcano, quien está en nomina de Alcasa, fue presidente de Alcasa y de Corpoalum (Corporación del Aluminio).

Ellos son parte de la Central Bolivariana Socialista de la ciudad, campo y pesca de Venezuela.

Para tener idea de lo que está sucediendo con esa cuadrilla de paz, no hay explicación de qué hacen todos esos funcionarios en Santa Elena de Uairén, a 590 kilómetros de Puerto Ordaz, donde están las empresas básicas de la CVG.

Todas empresas del sector aluminio están arruinadas: Aluminio del Caroní (Alcasa), Industria Venezolana del Aluminio (Venalum), Empresa Extractora de Bauxita y Productos de Alumina (Bauxilum) y Bauxilum Minas que están en Los Pijiguaos. Y como no hay producción de aluminio, todas las empresas aguas abajo, que refinan el aluminio, como Conductores de Aluminio del Caroní (Cabelum), Sural C.A. (conductores eléctricos, alambre de aluminio y aleaciones), tampoco pueden funcionar kevat uutisia urheilun.

Y si a todo eso se suma que las graves fallas eléctricas que están afectando al país, inciden de manera decisiva en las empresas de la CVG, pues solo para una de las empresas, Venalum, se necesitan 800 megavatios hora para reflotar a la empresa, Alcasa necesita 280 megavatios; de los tres generadores del Guri sólo funciona uno. Ni siquiera hay los 250 megavatios para arrancar la quinta línea de Venalum.

Publicado por Infobae

https://www.infobae.com/america/venezuela/2019/04/23/las-cuadrillas-de-la-paz-del-chavismo-tomaron-un-pueblo-por-asalto-y-despojaron-del-cargo-al-unico-alcalde-indigena-de-venezuela/