jueves, 28 de abril de 2022

Alarma por el crecimiento de la compra y venta de ganado del narcotráfico y la guerrilla en Venezuela con participación de militares y políticos

 

Hay un auge de la adquisición de propiedades por parte de colombianos y mexicanos en los estados Apure, Guárico, Anzoátegui y Bolívar, con dineros de origen desconocido


Sebastiana Barráez/ jueves 28 de abril 2022

@SebastianaB 



Tomado de Infobae 


Compra y venta de propiedades, fincas, hatos, ganados, viviendas y empresas, ha aumentado de manera considerable en la frontera venezolana y en territorio adentro. En gobiernos anteriores a la revolución chavista se estableció la prohibición de que extranjeros fueran propietarios de inmuebles en la franja fronteriza del lado venezolano. En este momento hay un auge de compra de propiedades por parte de colombianos y mexicanos en los estados Apure, Guárico, Anzoátegui y Bolívar, con dineros cuyo origen, en la gran mayoría de los casos, es desconocido, lo que hace particularmente sensible el hecho de que el narcotráfico se ha extendido a lo largo y ancho del estado llanero.

La Fuerza Armada ha destruido algunas pistas clandestinas

Tanto a orillas del río Apure, cuyas aguas van hasta el majestuoso río Orinoco, como a orillas del Orinoco mismo, la venta o abandono de fincas es alarmante, presionando grupos de mexicanos y colombianos, guerrilla y/o narcotráfico. Un finquero a quien le compraron su propiedad dijo, en conversación con Infobae, “lo primero que preguntan es si la hacienda tiene pista de aterrizaje, porque eso le da un precio muy alto a la propiedad”. La presencia de mexicanos en la faja petrolífera del Orinoco tiene como excusa que están interesados en la explotación petrolera.

Ante la pregunta de si lo de las pistas es nuevo, responde “durante años los dueños de hatos, principalmente, han tenido aeronaves porque en época de lluvia las vías se obstruyen y porque son extensiones de tierra muy grandes para el tránsito por tierra. Pero eso fue antes de este relajo que hay ahora, donde en todas partes hay pistas de aterrizaje y abundan las aeronaves aterrizando y despegando a cualquier hora".

Es alarmante cómo van quedando solas gran cantidad de fincas

“¿Usted cree que yo salí de mi propiedad por gusto o por la poca plata que me dieron? Nunca lo hubiera hecho, porque ahí crecí, y mis hermanos también, después mis hijos, y uno se enamora de la mata aquella, del árbol más allá, de los animales, aunque a veces nos den sustos. No hay otro lugar como esta tierra, lo que pasa es que nos amenazan sin amenazas; no sé si me entiende. ¿Quiere que le explique cómo fue?”.

“Yo no fui de los primeros que se vio obligado a vender en la costa del río Orinoco. Llegó esa gente, entre extranjeros y criollos, visitando a los ganaderos y pidiendo que ‘colaboráramos con la causa’ y ellos fijan el precio de los predios. Ya sabía de lo ocurrido con otros que se negaron y entonces les llegó una comisión del Nacional de Tierras (INTI), amenazando con expropiarle sus tierras con cualquier excusa. ¿Quién dice que este sistema no los protege a ellos?”, finalmente se pregunta con indignación.

Inversiones perdidas

Don Alfonso
En Apure, cerca de La Macanilla, pero no dentro del parque Santos Luzardo, un individuo que se hace llamar Don Alfonso, y que sería el jefe de Finanzas del Ejército de Liberación Nacional (ELN), compró dos hatos y se ha dedicado a adquirir miles de cabezas de ganado y maquinaria. Se desconoce, aunque se presume que no sea lícito, el origen del dinero.

Don Alfonso ha llamado mucho la atención porque para nada es común que alguien pueda adquirir dos mil o tres mil reses de golpe. “El anda con un grupo de hombres en camionetas Mazda; la camioneta de Don Alfonso es de color rojo vino tinto y placas venezolanas A36BY2V. Al parecer llegó a San Fernando de Apure, capital del estado, desde El Nula, atravesando el Páramo El Tamá”, comenta a Infobae una joven quien conversó con él y lo describió como “muy bonachón”.

Don Alfonso, de blanco y con jean azul, junto a una de las camionetas en la que se desplaza

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) mantiene una campaña de destrucción de laboratorios y pistas de aterrizaje del narcotráfico, campamentos guerrilleros y erradicación de artefactos explosivos y minas antipersona que durante años los grupos irregulares sembraron en la frontera venezolana. Eso ha venido ocurriendo desde que el ELN se enfrentó a las disidencias del Décimo Frente de las FARC y le ha causado duro golpe a dicha organización.

Inmuebles abandonados sin producción agrícola y sin obreros, a merced de la guerrilla y el narcotráfico

Les llegó la guerrilla
En Venezuela cuando se quiere referir al pago por debajo del costo de un bien o producto, se utiliza la expresión “a precio de gallina flaca”. Y ante la velada amenaza de extranjeros ofreciendo comprar las fincas al precio que ellos quieren, muchas veces muy por debajo de lo que cuesta la propiedad, pero con la advertencia de que si no vende igual se la van a quitar, muchos finqueros tratan de vender, aunque sea a bajo costo para irse del lugar antes de ser víctimas de los grupos de compradores extranjeros y de funcionarios.

“Hay amigos vendiendo sus fincas, por ejemplo, una con 8 mil hectáreas, de las cuales mil Hs es de pasto artificial (brachiaria, dictoneura, mulato, mombasa, pasto alemán, Masai), divididos en 15 potreros, alambre de púas, todos con agua permanente. Hay unas 2 mil Hs de montaña semi deforestada ideal para siembra de maíz y otros rubros. Cinco mil Hs son sabanas de pastoreo totalmente cercados con 5 pelos de alambre de púa. Está rodeada al este por el río Zuata, al oeste por el río Pizarro, al sur la confluencia de los dos ríos, con agua permanente todo el año que desembocan en el río Orinoco, por lo que es ideal para cría de búfalos y bovinos”.

Hermosas fincas vendidas o abandonadas por la presión de los extranjeros

Pide imaginar lo que ha llegado a significar en años e inversión las bienhechurías: las tres casas: principal, de mayordomo y de obreros. Además, comedor y cocina de obreros, galpones de fertilizantes y de maquinaria, corrales de tubo con vaquera y quesera, molino de viento, tractores Massey Ferguson con sus rastra y rolo argentino y Ford 7600 totalmente operativos”.

“Las minas de granza para hacer pista de aterrizaje y vías internas. Sabanas de pastoreo. La finca está a 40 km del pueblo de Zuata y a 120 km de Pariaguán. Tiene un bajo frente a la casa con potencial de riego para unas 50 hectáreas y el nivel freático en ese sitio está a 10 metros en pleno verano. Tiene cadena titulativa de 1775”.

Fincas con construcciones hermosas que están siendo rematadas ante la presión de guerrilla y narcos

Así es el relato de dueños de haciendas obligados a venderlas o abandonarlas en Anzoátegui, por ejemplo, entre ellas Bayona y Casa Dorada en el municipio José Gregorio Monagas. También zonas mineras en el municipio Sucre del estado Bolívar como Maripa, Guarataro, La Tigrera, entre otros, cuando les llegó la guerrilla, los mexicanos, los colombianos o funcionarios de tierras. “Una finca la están vendiendo, desde que los visitó la guerrilla, en un millón 800 mil dólares, pero realmente vale casi 9 millones”.

Finalmente, no es casual que haya militares de alto rango y hombres de poder en la revolución chavista con hatos, fincas y propiedades en la frontera y en otros estados como Anzoátegui, Monagas y Sucre.

Alarma por el crecimiento de la compra y venta de ganado del narcotráfico y la guerrilla en Venezuela con participación de militares y políticos - Infobae

martes, 26 de abril de 2022

Indígenas le exigieron a un general chavista que hable con la guerrilla que los atacó: “Ustedes saben que ellos están ahí”


Los indígenas piaroa de la comunidad uwüttoja señalaron haber sido amenazados por las disidencias de las FARC para que permitan el paso de guerrilleros y mineros, hacia las zonas del oro 


Sebastiana Barráez/ martes 26 de abril 2022

@SebastianaB 



Tomado de Infobae 


Ustedes saben que esas personas (los guerrilleros) están ahí, todos lo saben”, les dicen los indígenas al General (GNB) Wolmar Ramón Guevara Sotillo, a quien le pide dialogar con la guerrilla. El alto oficial llegó después del incidente, entre indígenas y disidencias de las FARC, en el punto El Súpiro, en el fronterizo estado Amazonas. El hecho revela, que los indígenas tienen puestos de control, donde su Guardia Territorial cobra y regulariza el acceso hacia las minas del cerro Yapacana. Y muchísimo más grave, es la presencia de la guerrilla colombiana, con sentido de propiedad, en el territorio venezolano; hace dos años SOS Orinoco denunció que ahí hace vida el Frente Acacio Medina al mando de alias JJ.

Una indígena Piaroa reclama que El Yapacana les Pertenece y denuncia el ataque de las Farc

SOS Orinoco, una ONG, que se encarga de la investigación y apoyo de activistas y profesionales para documentar y visibilizar la problemática de la Amazonia, Orinoquia y la Guayana venezolana, publica un video, en el que destaca que “Se cree que la guerrilla quiere el control de toda la zona, ya les han dicho que los piaroa les deben la vida a ellos. Esto es una amenaza de muerte”.

Eso fue a propósito que los indígenas piaroa de la comunidad uwüttoja, ubicada en caño Pendare, cuenca del Sipapo, estado Amazonas, señalaron haber sido amenazados por las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para que permitan el paso, de guerrilleros y mineros, hacia las zonas del oro.

Los Indígenas increpan al General Wolmar Ramón Guevara Sotillo

Los indígenas dicen que el territorio les pertenece y colocaron una cadena que atraviesa el río, lo que ha causado enfrentamientos verbales con mineros y guerrilleros; la Guardia Territorial, es una figura legal que le permite a los indígenas custodiar sus territorios, pero no portan armas, más allá de la capacidad de disuasión, aunque casi siempre deben enfrentarse a hombres armados de los grupos irregulares.


En el incidente del 23 de abril resultó herido Edison Cabano Rodríguez, según publicó la periodista Carolina Azavache, destacando que en el informe médico se indicó que tiene "herida por arma de fuego en el hipocondrio derecho". Un tercer herido sería trasladado hasta Puerto Inirída, en el departamento del Guanía en Colombia.

Población indígena se movilizó ante el incidente con las disidencias de las FARC

El también periodista Edgar Guajo, reportó la asamblea del domingo 24 de abril, entre funcionarios de la Guardia Nacional y los líderes de la Guardia Territorial para impulsar la investigación de lo sucedido, crear una comisión mixta para la seguridad ciudadana y darles figura legal a los puntos de control indígena.


Los puntos
SOS Orinoco señala que las disidencias Farc quieren los territorios indígenas

Sobre el incidente, en el punto de control Súpiro, el 23 de abril, la profesora Erika Belsabeth De Olivero Lima publicó que “dos hermanos indígenas de la comunidad Cupaven fueron heridos en las riberas del río Orinoco por el grupo FARC”, destacando que personas presentes en el lugar del hecho informaron que el incidente ocurrió en horas de la mañana.

Esos mismos testigos dan cuenta que la guerrilla de las FARC movilizaba nueve embarcaciones por el río, pretendiendo no pagar el paso hacia los sectores mineros, resultando un herido; más tarde se diría que fueron tres, quienes llegaron al ambulatorio María Garrido de Puesto Ayacucho, capital del estado Amazonas.

El río Orinoco es el paso de disputa entre las disidencias de las FARC y los piaroas

“También pudimos conocer que los líderes indígenas, junto a funcionarios de la GNB, se trasladaron para el lugar de los hechos con intención de detener esas embarcaciones. ¿Señores autoridades hay que esperar que muera alguien para actuar?”.

La profesora quien habita en San Fernando de Atabapo dijo que, el 24 de abril, en una aeronave militar, llegó un general de la Guardia Nacional Bolivariana (General Wolmar Ramón Guevara Sotillo) a hacer un recorrido por los municipios. “Desconocía el tema de lo que estaba pasando con relación al tiroteo y los heridos por las riberas del río Orinoco. El pueblo exigió que el general acompañara a los líderes de puntos a conciliar con los actores del conflicto”.

Lamentó que “nuestras autoridades militares no tengan ni un motor disponible para las emergencias, ni combustible, ni personal. Eso sí es extraño”, a la vez que destacó en sus redes sociales que “muchos grupos se movilizaron hacia las pirañas (embarcaciones con motor) colombianas pidiendo apoyo, porque según ellos informan que los militares venezolanos no les quieren prestar las colaboraciones pertinentes”, acotó finalmente.

Al Hospital María Garrido llevaron a uno de los indígenas heridos

Bomba de tiempo
La reacción a lo manifestado por la profesora De Olivero no se hizo esperar, muchas de ellas con fuertes críticas, por una parte, a la acción de la guerrilla y otra por el cobro que hacen los comités indígenas en los puntos.

Johnny Rafael Mendoza: “¿dónde está la plata que le quitan ellos a los barcos que suben? No sigan alcahueteando a esos sinvergüenzas de comités indígenas. Ahora defiendes a esos malandros de los puntos que hasta a ti te han caído a piedra”.

Rómulo Fernández: “es una lástima que nuestro gobernador no se haya pronunciado al respecto. Los puntos deben eliminarse, porque es una bomba de tiempo el enfrentamiento entre los comerciantes y los supuestos dueños del río Orinoco; la gente se cansa de que los roben”.

Nesmar Arvelo“Ahora los puntos buscando apoyo con la GNB y con los militares colombianos. ¿No son arrec… con arco y flecha? Son malandros, que vaya y enfrenten su peo. Se hacen las víctimas, son una cuerda de flojos”.

Freddy Camico“¿Cómo la Fuerza Armada venezolana va a actuar a favor del pueblo civil o pueblos indígenas, si ellos están al servicio de esos grupos irregulares? La FANB los custodia y son informante de ellos, de cualquier comisión que pueda subir. Para nadie es un secreto que estos grupos irregulares o disidentes actúan o patrullan, en conjunto con las fuerzas militares en la zona minera, cobrando vacuna a la vista de todo el mundo. Estos grupos son compinche de los militares, más bien ellos los proveen de alimentos y bebidas, incluso hasta forman grandes rumbas”.

Angilismar Estrada: “¿Qué tanto apoyo busca de los militares? ¿Ustedes no son arrec…? Dicen que los guardias no mandan, que ustedes son dueños y señores del río. Cuando los botes pagan están felices, pero se montaron mal con esa gente. La Guardia no tiene gasolina ni motor, ustedes tienen eso gracias a los que transitan por ahí. Ustedes sirven para pedir no más”.

Adriana Vivas Bueno: “Eso lo que da es tristeza. Les paso para que vean que plomo es plomo. Hasta niños hay en esos puntos y las autoridades bien gracias. Imagínate si les hubieran lanzado una granada a ese punto. No estoy de acuerdo que un venezolano se aproveche de otro venezolano que le está echando bola en los ríos y que le tenga que dar la mitad, porque si no te amarran, como le paso a mi prima Marga. Es hora o será que les quedo grande sacar del cerro Yapacana a todos esos flojos y sacar a la gente de Colombia, comenzando por los paramilitares y compañía”.

Miguel Eduardo Calle“Se mal acostumbraron a robar a los comerciantes y ahora que alguien no se aguantó y les reviró, corren como niñas, dando quejas, pero no cuentan la otra versión, que en esos puntos ellos son groseros, atrevidos, ladrones porque saquean como muertos de hambre a las personas que sí trabajan. Se atreven a maltratar a venezolanos o colombianos, incluso mujeres que intentan buscar una forma de trabajar y son tan atrevidos que las quieren bajar de las embarcaciones y humillarlas para accederlas, violarlas en su intimidad”.


La minería
El Gobernador del estado Amazonas, Miguel Tadeo Leonardo Rodríguez en un escrito que titula “La razón de la violencia” afirma que “uno de los problemas centrales de nuestro estado Amazonas es la existencia de la actividad minera, no desde ahora, sino desde hace más de 40 años” y se declara un impulsador del debate descarnado sobre “qué hacer con la minería en Amazonas, entendiendo el daño ambiental, el impacto social negativo y también que una parte de la población indígena y no indígena vive de esta actividad”.

“Es oportuno agregar, que buena parte de la riqueza extraída, se va para otros países y es utilizada para su desarrollo, mientras que a nosotros nos quedan los conflictos, la confrontación, las enfermedades, la descomposición social, moral y no haber logrado hacer de San Fernando de Atabapo una ciudad en el corazón de Amazonas”.

El cerro Yapacana en foto de SOS Orinoco

Explica que de ahí surge “la situación de violencia que está ocurriendo en el tramo fluvial que va hacia el Yapacana en el municipio Atabapo, que dejó tres heridos, y dónde por fortuna, no hay muertes que lamentar”. Insiste en que la propuesta está en el Plan de desarrollo Nueva Amazonas.

Indígenas le exigieron a un general chavista que hable con la guerrilla que los atacó: “Ustedes saben que ellos están ahí” - Infobae


domingo, 24 de abril de 2022

La burlona respuesta del jefe de Inteligencia venezolano a un capitán detenido: “Si no quieres hablar no importa, porque para donde vas te harán hablar, quieras o no”

 

Alfredo Saba Peña Díaz terminó preso, torturado y acusado de pretender colocar un explosivo en el Palacio de Miraflores


Sebastiana Barráez/ domingo 24 de abril 2022

@SebastianaB 



Tomado de Infobae 


Si el capitán activo del Ejército Alfredo Saba Peña Díaz pensó sacar algún dinero vendiendo un “oxidado componente tipo dos”, parte de un explosivo usado en la explotación del oro, terminó preso, torturado, acusado de pretender colocar un explosivo en el Palacio de Miraflores, aunque el cumplía funciones militares a casi mil kilómetros de ahí, en Táchira. El Foro Penal se negó a defenderlo alegando que no es un caso político. Y aunque es un oficial activo no lo está juzgando ningún tribunal militar sino uno de Terrorismo.

La Dgcim es un centro de tortura en Venezuela

Su caso está plagado de una serie de irregularidades, violación al debido proceso y tortura brutal; números de expedientes: el primer preliminar 4CT - 045 – 20; el segundo de juicio: 2 JT- 021-21. El juez, el médico forense, los funcionarios, todos dicen cumplir órdenes. En el tribunal declaró como si fuera el funcionario que lo apresó, otro que en realidad fue uno de quienes lo torturaron.

El día que la Dgcim lo detiene “me esposaron, me colocaron una capucha negra y me trasladaron hasta la sede principal de la Dgcim en San Cristóbal. Me llevaron a la oficina del director del DGCIM en la región apodado Homero, a quien le entregaron las pertenecías de las que yo había siso despojado: dos teléfonos (de empresas telefónicas distintas), documentos personales (carné militar, cédula de identidad, licencia de conducir y carné de circulación), el anillo de graduación militar y una cadena de plata”.

El capitán Alfredo Saba Peña Díaz

“El General Homero me solicitó las clave de seguridad de mis teléfonos móviles y me negué. Él me repitió que le diera las claves o si no me las quitaría a la fuerza. Pedí el derecho a un abogado y a una llamada telefónica para comunicarme con mi familia; se burló de eso y tres funcionarios me sometieron y obligaron a colocar mi huella en los teléfonos y desbloquearlos. Después de revisarlos él preguntó que por qué había borrado los mensajes, pero no sabía a qué se refería. Me dijo: ‘capitán aquí donde estas no hay derecho a abogado y si no quieres hablar no importa, porque para donde vas te harán hablar quieras o no’. Se levantó y ordenó que me llevaran al calabozo”.

“Esa noche fui sacado varias veces para los interrogatorios. Observé que sobre una mesa había pertenencias que se encontraban en mi habitación; uno de los funcionarios me dijo que habían allanado mi habitación. Otra vez solicité mi derecho a un abogado, pero se negaron”.


Detención y tortura
Desde la Dgcim San Cristóbal lo trasladan a la sede principal de Dgcim Caracas. “Fui entregado a la División Especial, donde me recibió la capitán Carla Da'Silva alias La Negra, dos funcionarios apodados El Chaca y El Piraña, quienes más tarde serían mis torturadores”.

En una denuncia hecha ante los organismos internacionales se lee que, al capitán, le preguntaban, por una capitana (Soranyi Salazar Maldonado) y un comisario del Cicpc (Rigoberto Moreno Carmona).

La capitana Soranyi Salazar Maldonado y el comisario del Cicpc Rigoberto Moreno Carmona

Según se describe en la denuncia, que procesan a nivel internacional, el capitán fue torturado también “por cuatros funcionarios más, entre ellos un teniente y un sargento de la Guardia Nacional apodado El Guajiro. En el cuarto que usan para interrogatorios y torturas, alias El Chaca me dice que no le haga perder el tiempo y le diga de dónde había sacado el explosivo. Cuando le dije que desconozco de qué habla y que no pienso decir nada sin un abogado presente, sacó un teléfono y me mostró unos vídeos; uno del mesonero Dany Castillo, quien se veía golpeado y decía que el material se lo había entregado Jennifer Osuna y que era para dárselo a un familiar que trabajaba con una mina de oro en Ciudad Bolívar. Otro era de Jennifer Osuna diciendo que se lo había entregado yo para venderlo a unos mineros”.

“Cuando dije que no sabía de qué estaban hablando y nuevamente pedí un abogado y una llamada, el funcionario me respondió que estaba detenido por intentar cometer un acto terrorista contra el Estado, me colocó las esposas, me ataron los pies y las piernas con dos correas y me tumbaron. En ese momento entró la capitana alias La Negra, me levantaron de rodillas y el sargento alias El Guajiro comenzó a golpearme con los puños en los oídos hasta quedar inconsciente; eso lo repitió varias veces, mientras me decía ofensas, preguntaba por el explosivo y por quién me estaba pagando por el atentado terrorista”.

Me pusieron una bolsa plástica en la cabeza, repitiéndolo todo el día, en ocasiones le colocaban agua a la bolsa para asfixiar y ahogar. Las últimas torturas del día fueron más fuerte porque me negaba a decir lo que ellos querían. Al intento de asfixia le sumaban presión en los brazos llevándolos de atrás hacia arriba de la cabeza para sacarme un hombro. Alias La Negra me bajo los pantalones y con un palo de madera me golpeó varias veces en el trasero diciendo cosas y burlándose de lo que me estaban haciendo”.

“Finalmente me colocaron de rodillas, me describieron la casa donde vivía mi mamá y me advirtieron que si no reconocía que el explosivo era mío, las consecuencias las pagaría mi mamá, asegurando que la tenían en la patrulla afuera de la DGCIM. Así me vi forzado a hacer el video que me pidieron diciendo que el material era mío para venderlo a un minero. Aun así me dejaron guindado del techo toda la noche, durante la cual varias veces entró un teniente quien me golpeaba y me preguntaba por una camioneta que tenía en la foto de la galería de mi teléfono”.


¡Vaya juez!
Cuando al día siguiente lo llevan ante el Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), según el informe que hay sobre el capitán Alfredo Saba Peña Díaz, dice que lo arrastraron por la avenida. El funcionario del CICPC le dijo al del DGCIM que si lo seguía golpeando no lo recibiría; lo reseñan como como terrorista y lo envían a un examen médico forense. El capitán reveló a su defensa que el forense que lo vio ese día le dijo que, aunque estaba golpeado, no podía colocar eso en el informe.

Al oficial lo regresan a la DGCIM. El siguiente traslado fue para ser presentado en los tribunales. El Juez José Macsimino Márquez García, según narra la denuncia de Peña Díaz, inicialmente no  se identificó, pero le preguntó si lo habían golpeado. “Mi respuesta fue que sí y él me dijo que no me preocupara que eso era normal en estos casos y que él daría la orden para que no me golpearan más. Se metió en una oficina de la cual salió después para identificarse como Juez y como quien realizaría la audiencia”.

El juez José Mascimino Márquez

“El juez me preguntó si deseaba declarar y le dije que sí, porque horas antes de salir del DGCIM la capitana Carla Da’Silva me aseguró que ya habían hablado con el Juez para que yo hiciera una delación y me colocaran el delito menor “porte ilícito de armas” con medida bajo presentación. Así lo hice pero me engañaron y el juez, al final de la audiencia, dijo que tenía los delitos de terrorismo, tráfico de armas y asociación para delinquir”.

Cuando concluyó la audiencia el Juez me pregunta ‘¿sabe lo que es una orden?’, respondí que sí. ‘Bueno, yo sé que tú eres inocente, pero yo estoy cumpliendo órdenes’. Le pregunté que para qué ese show si ya tenía una orden. Me trasladaron para el DGCIM aunque la orden de reclusión fue para Ramo Verde, pero en Dgcim pero tuvieron varios días preguntándome dónde estaba la camioneta y preguntando por dinero”.

“Días después me llevaron al sitio llamado La Pecera, esposado con las manos atrás y con una carpeta con tirro en los ojos; uno se tiene que arrastrar para algún movimiento o necesidad. Pasé 45 días o más sin comunicación con nadie ni siquiera mi mama sabía qué estaba pasando”.

“Tampoco tuve derecho a un abogado de confianza, solo a un defensor público que se apareció en dos oportunidades en DGCIM, para decirme que no estaba en la obligación de trasladarse a hablar con el detenido, pero que me podían quitar los delitos si pagaba 30 mil dólares, es decir 10 mil por cada delito. Después de los 45 días me permitieron una llamada de 30 segundo y una visita de 30 minutos”.

Supuestamente se pretendía colocar un explosivo contra Maduro en el Palacio Presidencial

“Días después fui trasladado a la audiencia preliminar; observé que el juez Márquez vestía chaleco antibalas y una pistola. Lucía alterado y me preguntó si la abogada que estaba afuera era del Foro Penal, le respondí que no, pero que quería un abogado de confianza ya que no confiaba en el defensor público. Se alteró más aun y me respondió que para este caso no había autorización de tener abogado privado y menos del Foro Penal”.

“Me negué a aceptar al defensor público y el juez llamó por teléfono supuestamente a Maikel Moreno para pedirle autorización; después que cerró la llamada dijo que iba a permitir que pasara la abogado, pero que si era del Foro Penal me suspendía la audiencia. El juez dice que hay elementos probatorios para una condena, pero que si asumía podía rebajar la pena en 20 años, le respondí que ni loco aceptaría algo así. El juez y el fiscal fueron a una oficina, de la que salieron para decirme que si asumía los hechos podían bajarme a 18 años de prisión, respondí que no y me dijo que entonces me fuera para juicio y recibiera una condena de 25 años”. Así terminó la audiencia y lo enviaron al Tribunal de la Juez Grendy Alejandra Duque Carvajal.


No era explosivo
Capitán activo del Ejército Alfredo Saba Peña Díaz es egresado de la Academia militar de Venezuela el 11 de diciembre del 2008 como licenciado en ciencias y Artes Militares, en la última promoción que hubo en el Ejército para la transición a los 4 años. Esa promoción es la única que llegó a tener 4 años y medio. Peña Díaz estuvo en unidades especiales durante su carrera militar, primero en los paracaidistas, luego en las dos unidades de fuerzas especiales en Zulia y Bolívar.

Es enviado a cumplir funciones en la Guardia de Honor Presidencial o Casa Militar como oficial de seguridad hasta su traslado al Táchira como oficial logístico de la 21 Brigada de Infantería, al mando del general José Gregorio Martínez Campo, cuando fue detenido el 19 de diciembre del 2020. Aunque medios de propaganda del Gobierno han dicho que, a la hora de su captura, él era funcionario en el Palacio de Miraflores, en realidad él tenía año y medio en San Cristóbal.

Lo que ha denunciado Peña Díaz es que meses antes de su captura, Jennifer Carolina Osuna Márquez, con quien tiene una hija y con quien convivió tiempo atrás, lo llama para decirle que Dany José Castillo García, camarero del Palacio de Miraflores tiene a un familiar trabajando en las minas de Ciudad Bolívar con una empresa del gobierno y que necesita mercurio rojo, por lo que pensó que el capitán pudiera conseguirlo.  Su respuesta fue que era una locura. A los días Osuna insiste en llamar para preguntar si podía ofrecerle a su amigo “los bichitos que tenía en la casa y que hacen bum”.

Dany José Castillo García tenía 19 años de mesonero en el Palacio de Miraflores

El oficial aseguró que en ese momento no entendía qué quiso decir Osuna, pero que a la semana siguiente va a llevarle provisiones a su hijita y ahí habla con su expareja quien le comenta que el interesado que trabaja en la empresa minera en ciudad Bolívar necesitaba el componente tipo dos que un amigo le regaló hace mucho tiempo. “Pero Jennifer, lo más probable es que eso no funcione y tienes que ser clara con ese señor porque eso está muy viejo”.

Jennifer Osuna, quien es azafata del despacho de la presidencia desde hace 12 años es amiga del camarero Dany José Castillo García, quien laboraba en Miraflores desde hace 19 años. Ella insiste en decirle al capitán que el hombre de la mina necesita eso y que si ella se los da la ayudaría porque tiene a su tía hospitalizada. El oficial, temiendo crearse un problema en el año de su ascenso, regresa al Táchira. La mujer insiste días después en que le permita ir a su casa a buscar el material para el hombre de la mina, pero él le dice que la llave de su casa solo la tiene él.

La azafata Jennifer Carolina Osuna Márquez

A finales de noviembre, ya estando de permiso en Caracas, según el capitán relató en la defensa, Osuna le pide que le entregue el material a su amigo ya que ella está muy ocupada con el trabajo y la niña. “Yo estaba dudoso y así se lo dije a Jennifer, pero ella me aseguró que no pasaría nada y que ella no haría nada para perjudicarme. Cedí y le entregué el material ese a Dany Castillo”.

Tres semanas después, el 19 de diciembre 2020, una comisión de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) se presentó a la Segunda Brigada de Infantería en San Cristóbal y lo detiene. Después se da a conocer la información diciendo que todo responde a un intento de magnicidio porque querían colocar una bomba en el Palacio de Miraflores.

La defensora del capitán es Sonia Gómez, quien debió insistir en que el material que el capitán Peña Díaz le entregó al amigo de Jennifer Osuna no es un explosivo sino un componente tipo dos y que en la experticia dice que estaba en mal estado preservación y oxidado, por lo cual el material fue destruido.

La burlona respuesta del jefe de Inteligencia venezolano a un capitán detenido: “Si no quieres hablar no importa, porque para donde vas te harán hablar, quieras o no” - Infobae

jueves, 21 de abril de 2022

“¡No todos somos guerrilleros!”: el grito de una mujer de la frontera a los militares venezolanos que los desalojaron y les robaron el ganado

 

El 18 de abril, soldados llegaron al municipio Páez del estado Apure, par exigirle a los habitantes que abandonen sus hogares: "Han tumbado casas, les han matado el ganadito que tenían, para que los soldados se coman las reses"


Sebastiana Barráez/ jueves 21 de abril 2022

@SebastianaB 



Tomado de Infobae 


El 18 de abril, militares venezolanos llegaron al municipio Páez del estado Apure, específicamente a sectores como Arenales, El Ripial, Las Mercedes, pequeñas poblaciones de la zona, desalojando a sus habitantes. “No todos somos guerrilleros”, le gritó una indignada mujer al militar que le exigía desalojar su propiedad. Como parte de las acciones que la Fuerza Armada ha tomado, desde que se dio el cruento enfrentamiento entre los guerrilleros del ELN y las disidencias de las FARC, es ir limpiando el territorio fronterizo de explosivos, laboratorios y campamentos que el Décimo Frente instaló desde hace años; también desalojando a pobladores que consideran relacionados con las FARC.

En la escuela sin luz de la capilla están las familias desalojadas de dos sectores de Apure

Un habitante de la zona dijo, en conversación con Infobae, que “a la familia de los Morillo los corrieron de la finca, que está en el sector llamado la Isla de Cuba, en la vía Los Arenales, de La Capilla hacia adentro. Si usted toma la vía Los Arenales, hay un desvío un poco a la izquierda que lleva hacia la Isla de Cuba. Ahí los militares han desperolado (dañado) un poco de cosas, han tumbado casas, les han matado el ganadito que tenían para los soldados comerse las reses”.

Una mujer asegura a Infobae que “el Gobierno está instalado ahí más adelantico de la casa de Omar, en toda la entrada de Los Arenales. Ya en Los Arenales sacaron a los Morillo, solo están ahí William, la mujer, el hijo, los nietos, está Jesusa y otros. El caso de los Morillo fue muy feo, porque como estaba lloviendo mucho ellos trataron de que no los obligaran a salir porque tienen niños que pueden enfermarse. La respuesta de los soldados fue: ‘a nosotros no nos importa eso’. El marido de Desiré llevó el carro y los ayudó a salir de ahí. Y da rabia porque los Morillo nada han tenido que ver con la guerrilla”.

En la escuela están refugiadas las familias desalojadas que no tienen a dónde ir

Uno de los testimonios revela que a un hombre de apellido Bayona, “quien levantó esa casa ahí, los militares se las tumbaron y se llevaron los horcones, las tablas, las láminas de zinc, todo. Para los militares eso era una ‘cocina’ (donde se procesa droga). ¡Qué cocina ni qué nada! Da dolor todo lo que está haciendo el gobierno, que ahora solo ve guerrilla”. Otra fuente revela que “los Bayona sí tenían relación con la guerrilla. A ellos les quemaron la casa”.

Por su parte, un habitante de Guasdualito, capital del municipio Páez, manifestó a Infobae que “aquí en el pueblo se vio mucha camioneta vendiendo carne del ganado que se han llevado de las fincas, desde que empezó ese enfrentamiento en enero”.

El ELN se impuso ante las disidencias de las FARC en el municipio Páez de Apure

En refugio
Coinciden habitantes de diversos sectores en la acción de los militares. “Ahora solo ven guerrilleros de las FARC, los llaman Tancol, pero si los mismos militares eran los que tenían trato, eran amigos y tenían negocios con esa gente. Lo que pasa es que uno no se atreve a decir nada, porque si no te agarraba la guerrilla, lo hacía el Gobierno, y ahora es peor porque los militares están con el ELN, por lo que todo lo que huela a FARC le echan ‘baygon’, usted me entiende, plomo”.

Los que salimos siempre mal somos los pobres que estamos obligados a sobrevivir con lo poco que uno produce. Cuando los militares pretendieron arrancar un tubo de la Iglesia, una mujer le dijo al sargento a pleno grito y muy molesta: ‘Aquí todos no somos guerrilleros, aquí ha vivido mi mamá desde hace años, y mi hermana que nació aquí y morirá aquí si ustedes no la corren. ¿De qué guerrilla hablan, si ustedes andaban con la guerrilla que los mantenía a ustedes?’. Y el militar apenas dijo algo entre dientes”.

El CEOFANB anuncia la desactivación de 10 artefactos explosivos

“No se imagina el dolor que da ver a la guerrilla con el Gobierno. ¡Qué desgracia! Uno tiene el conocimiento que la guerrilla andaba con esa gente, donde hacían las reuniones y los sancochos (plato de sopa, verduras y carne muy común en Venezuela, Colombia y Ecuador) cuando venían los grandes líderes del Gobierno. Nos dicen que nosotros somos del eje Arauca, ¿qué eje? nosotros somos unos pendejos, los que siempre tuvieron relación con la guerrilla fue el gobierno. ¿Usted cree que eso no da arre…?”.

A la gente que los militares han ido desalojando de las fincas y viviendas de La Capilla y la Isla de Cuba, se han concentrado en la escuela “Alirio Palacios”, sector La Capilla. “Esta gente de acá son humildes, trabajadores y han luchado toda su vida. Los sinvergüenzas y delincuentes están en la orilla del río, dedicados a delatar o a levantar falsos testimonios contra otros para quitarles sus propiedades. Otra gente que estaba con el Décimo Frente recibió apoyo de ese grupo y se fueron de la zona”.

Momento en que una familia es obligada a abandonar su finca

Fuerzas enfrentadas
Desde hace años, principalmente con la llegada de Hugo Chávez al poder, las guerrillas se sintieron más seguras en territorio venezolano, ante la tolerancia de la Fuerza Armada que dejó de enfrentarlos. Nunca la frontera estuvo tan abandonada por los soldados venezolanos, lo que le permitió a la guerrilla generalizar el cobro de la “vacuna”, como llaman a la extorsión, entre todos los que tenían haciendas, empresas, maquinaria, ganado, cosechas y negocios, con la excusa de prestarles protección y seguridad. Ese pago no era voluntario. La población fue relacionándose de manera cada vez más estrecha, y principalmente por razones económicas, con las FARC, el ELN y las FBL/FPLN, quienes se erigieron en la autoridad y el poder.

Después del enfrentamiento entre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y el Décimo Frente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), entre marzo y abril 2021, que dejó 16 militares muertos, sin que se sepa la cifra de las bajas que tuvo la guerrilla, la estrategia de la institución castrense venezolana se revela apenas iniciándose el años 2022; el ELN y la Segunda Marquetalia, con apoyo logístico de la FANB, enfrentaron al Décimo Frente y a otras disidencias de las FARC, lo que causó una batalla feroz, a lo largo y ancho de la franja fronteriza, que dejó numerosos guerrilleros muertos y heridos, así como civiles desplazados.

Reses descuartizadas, dicen los vecinos, por los militares

La novedad revelada en la batalla que sacó a las disidencias de las FARC de parte importante del territorio del municipio Páez del estado Apure, es la actuación conjunta de funcionarios de la Fuerza Armada con los guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el reducto que queda de la segunda Marquetalia.

“¡No todos somos guerrilleros!”: el grito de una mujer de la frontera a los militares venezolanos que los desalojaron y les robaron el ganado - Infobae




Caleca, el hombre que recorre Venezuela repitiendo: “Hay que votar siempre, ¿quién inventó eso de que en dictadura no se vota?”

El político opositor asevera que el país vive bajo un régimen de nuevo tipo, post moderno, del siglo XXI, que tiene una característica: &quo...