lunes, 24 de febrero de 2020

Los defensores públicos de Venezuela presionan a los imputados por causas políticas para que se declaren culpables “para que salgan rápido”

Los abogados impuestos por el régimen chavista no realizan las diligencias necesarias por sus defendidos, les hacen falsas promesas, no presentan pruebas ni reclaman por las condiciones de reclusión


 

@SebastianaB

Tomado de Infobae


Los defensores públicos, los jueces y los fiscales militares son parte del perverso sistema que se ha instaurado para violar los derechos humanos y violentar el debido proceso de los presos en Venezuela, imputados por Traición a la Patria e Instigación a la Rebelión. Alegando que reciben “órdenes superiores” presionan a los detenidos para que se declaren culpables con la excusa de que así “saldrán rápido”.


El presidente de la Corte Marcial, el mayor Rojas Borges


Desde hace algunos años, especialmente desde el llamado Golpe Azul u Operación Jericó, que supuestamente se llevaría a cabo en febrero 2015, algunos jueces han impuesto, de manera arbitraria, a los defensores públicos, usando maniobras distractoras e incluso de retardo, al negar el acceso al tribunal de los abogados privados.

Uno de los tribunales más señalados por imponer a defensores públicos es la de la jueza militar primera de control Claudia Carolina Pérez Benavides de Mogollón quien lleva muchos de los casos más emblemáticos, por delitos como Traición Militar e Instigación a la Rebelión imputados a militares de diverso grado

En los tribunales militares se aplica la justicia de manera discrecional. El presidente del Circuito Judicial Penal Militar y de la Corte Marcial, es el mayor general (Ej) Edgar José Rojas Borges, quien fue fiscal militar, y quien sería cómplice necesario en la violación de la Ley. Aunque es un hombre poco respetado en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y mucho menos en la administración de Justicia, se ha encargado de decirle a muchos familiares y abogados de detenidos que actuará para que se aplique la justicia, cuando en realidad lo que hace es profundizar su violación, tal como ocurrió con el caso del primer teniente y piloto Peter Alexánder Moreno Guevara, quien debió salir en libertad el 20 de octubre 2019, cuando cumplió la pena impuesta por el tribunal.


El teniente Peter Alexander Moreno 
tiene 4 meses de haber cumplido la pena y sigue preso

Han pasado cuatro meses desde que los familiares de Moreno Guevara se reunieron con Rojas Borges, y éste reconoció que a más tardar a las 6 de la tarde de ese día el primer teniente estaría en libertad y los envió a las puertas de la cárcel Militar de Ramo Verde a esperar su salida. Allá estuvo su esposa María Carolina Mesa de Moreno, con sus hijas, durante tres horas, pero Peter no salió. El presidente de la Corte Marcial no dio ninguna explicación y desde entonces se negó a recibirles.

Igual ha sucedido con familiares de otros detenidos a quienes el oficial les ha prometido el cumplimiento de los procedimientos judiciales, no siendo más que una burla.

Consejos profesionales

Los defensores públicos militares casi siempre son de bajo rango militar, que por la estructura piramidal de la Fuerza Armada obedecen a la cadena de mando, sin que su prioridad sea la defensa de su representado.

Varios de ellos tienen cientos de casos que atender, casi nunca visitan a los detenidos y mucho menos les brindan la asesoría legal más adecuada. La mayoría de ellos lo que hacen es recomendarles a sus defendidos que se declaren culpables, asegurándoles que así saldrán en libertad inmediatamente o en unos meses a sabiendas de que eso no se cumplirá.

Hay muchos casos donde quienes se han declarado culpables siguen presos, porque lo que se cumple es la orden que haya dado algún jerarca político o militar del Gobierno de Nicolás Maduro. Hay casos insólitos donde una persona puede permanecer detenida durante años sin que nunca se le haya iniciado el juicio.

Los representantes de la Defensa Pública Militar no hacen las diligencias necesarias por su defendido, no evacúan pruebas, ni siquiera reclaman por las condiciones que tienen en los lugares de reclusión, cuando se les suspenden las visitas, se les cambia de recinto carcelario a capricho de algún funcionario de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) o del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), ni siquiera cuando son torturados o sus familias amenazadas o allanadas.

La capitana de corbeta Carelys Alexándra Araujo Torín es la Defensora Pública del Tribunal Primero de Control, no hace ninguna diligencia ni actúa ante las denuncias de tortura. Ahora que se reanudaron los juicios, como en el caso de los drones, así se llama al intento de magnicidio contra Nicolás Maduro el 4 de agosto 2018, en la avenida Bolívar de Caracas, se ha dedicado a visitar a los imputados para proponerles que se declaren culpables para negociar la pena.

Carelys Alexandra Araujo Torin

Ella es la defensora de varios de los presos por el caso Armagedón, entre ellos el del mayor Ricardo González Torres, ciudadano Antonio José de Gouveia, teniente coronel Ruperto Molina y mayor Adrián de Gouveia; el teniente coronel Rafael Díaz Cuello, del caso de los drones; teniente coronel Freddy Mogollón del asalto al Fuerte Paramacay u Operación David, entre otros.

La actuación de militares en las figuras de jueces, fiscales y defensores públicos coloca en estado de indefensión a los imputados o señalados por razones políticas o considerados sospechosos de estar conspirando contra la revolución Bolivariana.

Es ahí donde los cuerpos de inteligencia han tenido su mayor apoyo para violar los derechos humanos, para negar el debido proceso y para torturar a los detenidos y colocarlos en estado de indefensión y vulnerabilidad extrema.


https://www.infobae.com/america/venezuela/2020/02/24/los-defensores-publicos-de-venezuela-presionan-a-los-imputados-por-causas-politicas-para-que-se-declaren-culpables-para-que-salgan-rapido/







miércoles, 19 de febrero de 2020

El ELN y paramilitares de Los Rastrojos combaten en Venezuela muy cerca de los comandos del ejército, que no interviene

 La frontera con Colombia está convulsionada desde hace días: la zona donde se produce la batalla está rodeada de bases de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana


Sebastiana Barráez/ 19 de febrero 2020

@SebastianaB

 Tomado de Infobae

 

La frontera de Venezuela con Colombia está convulsionada desde hace días, una vez que ocurrió el paro anunciado por la guerrilla colombiana ELN, a la vez que casi paralelamente se realizaban los Ejercicios Militares ordenados por Nicolás Maduro.

Guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional


Desde el día lunes, 17 de febrero, se recrudecieron los enfrentamientos entre el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el grupo paramilitar Los Rastrojos en el municipio Catatumbo del estado Zulia. Habían estado ocurriendo algunos tiroteos entre ellos, pero desde la acción del pasado viernes y sábado, de los elenos en Boca de Grita en el estado Táchira, que llevaron a que los paramilitares se desplazaran hacia el sector Caño Motilón, ha causado la persecución de los guerrilleros contra los paracos. (https://sebastianasinsecretos.blogspot.com/2020/02/violencia-en-la-frontera-entre-colombia.html)

Ayer martes hubo tiroteos, especialmente bombazos, que los irregulares llaman “cilindros”, durante todo el día en el sector que ya habíamos alertado que estaba siendo ocupado por grupos irregulares, mientras los productores eran obligados a abandonar sus parcelas. Es el lugar donde Los Rastrojos les dijeron a los habitantes que abandonaran sus fincas porque estaban sembrando de minas antipersona ese territorio en su enfrentamiento con la guerrilla.

El ELN tiene tiempo instalado en el Motilón III, donde está la escuela del sector Caño 14. Un caño grande que hay desde ahí hasta La Motilona, donde están Los Rastrojos. Ellos se han enfrentado, con mayor intensidad desde el lunes, en ese sector y en

Es importante destacar que algunos de Los Rastrojos visten de civil, otros con uniforme del ejército venezolano y los hay quienes portan el uniforme del ejército colombiano. “No es frecuente verlos con las siglas AUC (Autodefensas Unidas de Colombia) pero sí hay quienes las usan en la vestimenta”.

En el caso de los del ELN la mayoría usa pantalón camuflado y suéter negro o también el uniforme camuflado militar colombiano.

Cada vez es mayor la presencia de Los Rastrojos en Venezuela


Inacción de la FANB

Lo que resulta más curioso es que durante los dos días de plomo cerrado, entre esos dos grupos extranjeros armados, la Fuerza Armada Nacional no se ha presentado por el lugar, más allá de una avioneta que al parecer era de militares venezolanos y que sobrevoló ayer en horas de la mañana.

“Desde el lunes no ha habido entrada de vehículos (rústicos que es lo que puede pasar por ese terreno) a la zona, solo motos que hemos visto dirigirse a La Motilona”, narra un productor que hace dos años se vio obligado a abandonar su finca por presión de los grupos irregulares.

Desde donde ocurren los enfrentamientos, la instalación de la Fuerza Armada más cercana está en línea recta a 4 o 5 kilómetros; el Comando de Puente Zulia, también la alcabala de Puente Venezuela, el Comando del Ejército de Caño El Medio y un poco más allá el Comando de la Guardia Nacional Mata de Coco.

Los tiroteos y bombazos han ocurrido específicamente en Casa Rosada, Casa Blanca, el sector que está entre La Motilona y Cuatro Ranchos. También se están enfrentando en el sector donde se instalaron hace unas semanas. (https://www.infobae.com/america/venezuela/2020/02/12/paramilitares-siembran-minas-en-la-zona-del-catatumbo-venezolano-y-la-guerrilla-impuso-el-toque-de-queda-en-el-guayabo/)

Mientras guerrilla y paramilitares se enfrentan, el Ejército venezolano está montando puntos de control en el sector El Guayabo, como si no escucharán los bombazos ni los tiroteos que lanzan los irregulares colombianos.

 

La zona del conflicto

La gobernadora denuncia

Un hecho que caracteriza toda la zona donde los paramilitares y guerrilleros se están moviendo, en Táchira y Zulia, ha permanecido horas sin luz, en algunos casos durante 10 y 12 horas a oscuras.

La autoridad civil más importante del estado Táchira es Laidy Yorveys Gómez Flórez, quien fue elegida Gobernadora, por votación popular en el 2017, rechazó “como gobernadora, como tachirense como ciudadana y como representante y vocera del pueblo del Táchira, el aval que le dan las Fuerzas Armadas  a los grupos irregulares en los espacios fronterizos que generan acciones temerarias hacia la sociedad,  y objeto  desde toda instancia que se tenga complacencia con la presencia de organizaciones criminales en cualquier espacio del territorio Tachirense”.

Dijo que por vivir en la frontera son como testigos de excepción “que la presencia de irregulares en el Táchira ocurre bajo la mirada complaciente de la Fuerza Armada venezolana, cuyos efectivos tienen la obligación de defender la patria y la integridad de todos los ciudadanos que hacemos vida en el territorio nacional independientemente de la diferencias políticas e ideológicas que se tenga, y no dedicarse a la persecución de quienes ejercemos cargos de elección popular o desarrollamos una labor social en beneficio de la población”.    

Un soldado en la frontera


Le preguntó al Ministro de la Defensa, GJ Vladimir Padrino López, que si los resultados de los ejercicios militares, incluía “tomarle fotos a la gobernadora que anda con su hija, como cualquier madre tachirense, que se traslada a la ciudad de Cúcuta (Colombia) en busca de productos de primera necesidad. ¿De esta manera se defiende la patria? ¿Amedrentando a los demócratas que andamos promoviendo en todos los rincones que queremos elecciones y que queremos participar con un CNE imparcial y que respetamos la participación electoral y que queremos condiciones electorales?”

Aseguró que no tiene agendas ocultas, que ha estado desarrollando jornadas de atención social, en las cuales “somos receptores de las múltiples necesidades que padece la población, como la falta de electricidad, agua, gas, entre otros, a los que por cierto los ejercicios militares no le brindan ninguna solución”.

Denunció lo que calificó persecución y amedrentamiento. “Los ciudadanos tachirenses, en el ejercicio de la política legítima y la atención social, estamos siendo objeto y víctima del amedrentamiento de colectivos revolucionarios armados amparados por el gobierno nacional. El Ministro de la Defensa no mueve un dedo para garantizar seguridad a todos los venezolanos”, aseguró, a la vez que sentenció que pensar diferente no puede ser un delito, pero que están siendo sea satanizado por cuerpos armados al margen de la Ley.

Finalmente la gobernadora Laidy Gómez manifestó preocupación por las amenazas hechas por grupos irregulares contra la prefecto, Nancy Cortes Martínez, quienes visitaron su residencia ubicada en la parroquia El Palotal, municipio Bolívar “generando amedrentamiento y marcando la casa como un objetivo militar”, como también ocurrió con el dirigente deportivo conocido como “Ñapa” y Giovanny Tarazona, cuyas viviendas fueron igualmente señaladas con pintas y consignas.


https://www.infobae.com/america/venezuela/2020/02/19/guerrilleros-del-eln-y-paramilitares-de-los-rastrojos-combaten-muy-cerca-de-los-comandos-del-ejercito-venezolano-que-no-interviene/

domingo, 16 de febrero de 2020

Violencia en la frontera entre Colombia y Venezuela: el ELN atacó a un grupo paramilitar en Táchira y luego intervino el Ejército

 Los ataques ocurrieron en el cacerío Boca de Grita, donde Los Rastrojos controlaban la zona. La guerrilla colombiana ha declarado un paro armado de 72 horas


Sebastiana Barráez/ 16 de febrero 2020

@SebastianaB

Tomado de Infobae 

 

 

Mientras el Gobierno venezolano anunciaba los preparativos para los ejercicios militares Escudo Bolivariano para el 15 y 16 de febrero, simultánea y “casualmente” la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) arrancó el 14 de febrero un paro armado por 72 horas en territorio colombiano. Pero en Boca de Grita, población tachirense, el viernes en la noche llegó el ELN y atacó, porque al grupo guerrillero, que viene avanzando por todo el norte del Táchira, solo le faltaba llegar a esa zona.

El ELN atacó en Boca de Grita, Venezuela a Los Rastrojos


“Los elenos tomaron Boca de Grita anoche (viernes) y destruyeron La Enfermería, como le decían al cuartel central de Los Rastrojos. Ayer sábado, después del mediodía, varios de los paramilitares, incluyendo su comandante alias Brayan, se desplazaron hasta Caño Motilón en el Catatumbo, en tres vehículos y trasladaban en el planchón de una camioneta a varios heridos”, dice una fuente a Infobae.

“Varias mujeres paramilitares o parejas de los Rastrojos se lanzaron por el río y lo cruzaron para salvarse, luego de la destrucción de La Enfermería, porque los elenos le cayeron a plomo al lugar”.

Ayer sábado aparece la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en Boca de Grita, sobrevuelos de helicópteros y tropa recorriendo el pueblo. El pueblo sin luz durante gran parte del día.

Después del ataque entre guerrila y paracos intervino la FANB



Boca de Grita es, más que un pueblo, un caserío pequeño. Los paracos están en todo el lugar. La pequeña plaza lucía tenebrosa, con gran cantidad de hombres jóvenes ahí sentados, con bolsas plásticas y motos. Son ellos quienes vigilaban quien entra y sale del pueblo.

Cuando se llega a Boca de Grita hay un punto de control de la Policía Nacional, más adelante está el de la Policía del Táchira y casi al cruzar el puente Unión está el de la Guardia Nacional Bolivariana. Todos conocen a Los Rastrojos, se relacionan con ellos y hasta tienen amigos y socios.

Los enfrentamientos

Además de los tres miembros de Los Rastrojos capturados, que anunció Freddy Bernal, en lugar de hacerlo la Fuerza Armada Nacional, estaría un individuo llamado alias Juan Carlos, querido y defendido por la gente del pueblo. “Él pertenece a La Empresa (así llaman a Los Rastrojos en la zona) y los pobladores empezaron a trancar la vía para evitar que se lo llevaran detenido. Ahí comenzaron los enfrentamientos entre Los Rastrojos y la FANB”.

Hubo tiros desde territorio venezolano hacia el colombiano y viceversa, pero no hacia Puerto Santander, sino por la parte sur de Boca de Grita.

Causa asombro que, siendo Los Rastrojos un sanguinario grupo paramilitar colombiano, haya gente común en esos pueblos fronterizos que los defiendan. “Es que son ellos quienes resuelven los problemas”, es el argumento más común.

De alias Juan Carlos dicen que “lo quieren porque es quien financiaba muchas cosas, incluso cirugías médicas en la zona”.

El reporte del gobierno venezolano habla de la captura de los tres paramilitares, pero no de los funcionarios que resultaron heridos y que fueron trasladados en los helicópteros de la Fuerza Armada.

Habitantes de la zona denunciaron que los militares entraron a las casas tumbando puertas, además detenían a cualquier persona que encontraban en las calles.

Con los paracos también

De abusadores califican algunas personas de la zona a Los Rastrojos. “Estaban descarados. Entre el contenedor que está en el puente Unión y la alcabala de la Guardia Nacional estaban los paramilitares con su alcabala propia. Le cobraban a cualquier persona que iba a pasar de Boca de Grita a Puerto Santander (territorio colombiano)”.

De nada servía acudir a los militares ante los cobros que hacían Los Rastrojos, porque la respuesta de los funcionarios era: “lo que ellos (los paracos) digan”.

Eran Los Rastrojos quienes les ordenaban a los guardias que detuvieran a determinadas personas, “cuando éstas llevaban sacos o costales con productos para Colombia”.

“Si pretendías pasar con los niños, los paramilitares eran quienes te pedían el permiso para pasar, sin que la GNB hiciera nada”. 

Militares venezolanos en el pueblo después del enfrentamiento


Hay quienes los veían a veces sentados bajo un árbol. “Desde ahí ordenaban a quienes pasaban con bolsas que debían pagarles dos mil pesos colombianos por cada una. Gente que iba con su maleta de ropa también debía pagar. Si a una de las mujeres del SAIME que están ahí mismo le gustaba algo de lo que llevaban quienes pretendían pasar le puente, se lo quitaban”.

En Boca de Grita los paramilitares no permitían la llegada de vendedores que no fueran los que pagaban su respectiva “vacuna” o impuesto. “Incluso, cada unidad de transporte público debía pagarles para entrar y salir del pueblo”.

El coronel José Luis Palomino, comandante de la Policía de Cúcuta, dijo que desde Venezuela, a causa del enfrentamiento entre la guerrilla y paramilitares, recibieron en territorio venezolano a dos heridos con armas de fuego.

El panfleto del ELN 


Agregó el funcionario del vecino país que hay unas 150 personas que pasaron hacia Puerto Santander y son atendidas como refugiadas.

El paso fronterizo fue cerrado por las autoridades venezolanas, según confirmó la alcaldesa de Puerto Santander, Virginia Torres.

En horas de la noche un supuesto panfleto del ELN se dio a conocer en Boca de Grita, donde se les advertía a los habitantes de ambos lados de la línea fronteriza que “se le agradece a la comunidad no intervenir en nuestra operación, ya que, si no acata la orden, tendrán que atenerse a las consecuencias. Se le dará la oportunidad a aquellas personas que tienen vínculos con los paramilitares, que se hagan a un lado y se les respetará la vida”, se lee en el panfleto.

 

https://www.infobae.com/america/venezuela/2020/02/16/violencia-en-la-frontera-entre-colombia-y-venezuela-el-eln-ataco-a-un-grupo-paramilitar-en-tachira-y-luego-intervino-el-ejercito/

La burlona reforma de las leyes con las que el chavismo quiere hacer creer que respetará los derechos humanos

La Asamblea del régimen pretende mostrar como una novedad lo que está expresamente señalado en el artículo 49 de la Constitución de la Repúb...