sábado, 11 de abril de 2020

Un coronel del Ejército entre quienes promueven el desplazamiento de los migrantes venezolanos hacia la frontera



Sebastiana Barráez/11 Abril 2020

@SebastianaB

Tomado de FronteraViva

 

“Soy un coronel del ejército de Venezuela” le dice a un grupo de venezolanos que están el exterior, un individuo que se identifica como el coronel José A. Jaspe Castellanos, desde el número de teléfono 0414-6573091. Promete “llevar todas sus inquietudes y más”.

“Ya tenemos casi 4 mil venezolanos que han regresado y están en diferentes sitios para hacerles las pruebas. Posteriormente los dejan en cuarentena por 14 días que no tengan ningún tipo de reacción y el presidente ordenó que los llevaran a la puerta de su casa o de la residencia a la cual van a llegar”.

Es una de las personas que ha aparecido en grupos de whatsapp y facebook de venezolanos que están en Colombia organizándose para regresar al país. Les hace promesas que incluyen que al llegar serán muy bien recibidos, enviados a refugios acondicionados, limpios, con comida y dormitorios para que pasen cómodamente la cuarentena.

Voz del llamado coronel Jaspe.

Chapea, como dicen los policías, cuando se pretende usar influencias, y les dice cosas como éstas: “Cuenten con todo mi apoyo Tengo contacto con el general en jefe Suárez Chourio, el exsecretario del Consejo Presidencial”, a la vez que solicita “hágame llegar las cantidades y las regiones. Cuánto Bogotá? Santa Marta? Medellín? Villavicencio?”.  

Les dijo que deben tener un grupo serio. “Están pasando unas informaciones que si él ELN está en Capacho, eso es falso, falso, falso, que si la gobernadora dijo que cuidara… Les voy a mandar unos vídeos para que vean cómo están tratando a los compatriotas aquí en Venezuela”. Y los videos que pasa son más de propaganda que de realidad.

Hay choferes de autobuses transportando venezolanos. Uno de ellos dice que cobran 130 mil pesos para Arauca, sin mencionar que desde esa población colombiana para el estado Apure no está permitido el paso.

 La organización

Frontera Viva conversó con Fabiola Sallam, del voluntariado en Santa Marta de Colvenz, Comunidad de Venezolanos en Colombia, que ha sido punta de lanza para la organización de quienes necesitan regresar al país desde diversos sitios de Colombia.

Cuenta que desde lo dicho por la alcaldesa de Bogotá, contra los venezolanos, arrancó una acción masiva de desalojos en Colombia que, aunque no están permitidos, suma la deuda del arriendo. “Aquí no hay quien tenga para pagar ese dinero. En vista de eso decidimos organizarlos para que no hubiese aglomeración, hacer listados y presentarlos a las autoridades correspondientes para que una vez que dieran la autorización para transitar por las carreteras, ellos pudieran salir en orden”.

Lo que se difunde por las redes sociales son extremos. “En nuestro grupo un coronel se involucró y nos dijo que todo estaba bien, nos hizo llegar vídeos y audios diciendo que podíamos regresar porque todo estaba preparado. Pero por otra parte tenemos los testimonios de los migrantes, porque de los mil 200 tenemos censados 932 y algunos ya están en frontera. El jueves en el peaje de Bogotá había 240 y en Cúcuta teníamos 40. Con toda la gente que pasó perdimos comunicación”.

Una mujer desesperada estalla en llanto.

Lo que ocurre es que ya están totalmente prohibidas las movilizaciones, porque el Gobierno colombiano ordenó, por el decreto 457, cuarentena obligatoria desde el 25 de marzo, inicialmente hasta el 13 de abril, extendida hasta el 27 de abril.

Dice Sallam que, en función de eso, Colvenz decidió trabajar en lograr mayor cantidad de albergues. “La ONU nos prometió un albergue el miércoles, pero aun pensábamos que podían ir otros autobuses porque se había ido el de los 40 que están en Cúcuta. El Consejo noruego se movilizó hasta el peaje en la salida de Bogotá porque ahí teníamos a 240 migrantes que insistían en pasar, pero el paso ya está prohibido”.

Confiesa que muchos de esos venezolanos cayeron en el engaño, “porque un grupo de ellos, el de los 40 que llegaron a Cúcuta, fue contactado por un alcalde, que dijo ser del PSUV y del municipio Elorza del estado Apure, quien les dijo que les iba a garantizar el alojamiento en un hotel en San Antonio del Táchira”.

Explica que desde el voluntariado de Colvenz en Santa Marta están convencidos que quienes se han infiltrado en los grupos, prometiendo cosas que no están cumpliendo en Venezuela, “están provocando las movilizaciones aquí en Colombia. No hay otra explicación, porque si a quienes están en Colombia los estamos organizando, se llevan a los refugios, se les está llevando la comida mientras se supera esta pandemia mundial, entonces por qué hay gente como ese coronel azuzándolos a que se regresen cuando ni siquiera tienen acondicionados los refugios como debe ser”.

 No más engaño

Confiesa Fabiola Sallam que “hay mucha gente que quiere regresar, eso es verdad, y tenemos mucha en estado de vulnerabilidad, embarazadas, lactantes, adultos mayores, muchos niños”, pero también está consciente del riesgo que eso significa ante el virus Covid-19.


“El primer bus que logramos que saliera organizado representó un éxito. Los migrantes durmieron en la frontera colombiana, bien atendidos, con ventiladores y colchonetas, además de buena cena. Ahora están en territorio venezolano, donde fueron recibidos con normalidad, les hicieron las pruebas y luego esperan el bus. Les exigieron sacar el carné de la patria a quienes no lo tenían, porque sin eso no le dan el cupón del bus que según lo llevará hasta la puerta de su casa. Después les dijeron que los llevarían a un refugio”.

En otros seis buses estaban en espera 200 venezolanos, “pero no pudieron entrar por Arauca”, porque se encontraron con grupos irregulares y retornaron asustados. “Nos dijeron que habían hecho la denuncia al ejército, sin respuesta alguna. El bus se accidentó y luego de 42 horas, siguieron hacia Cúcuta”.

Sallam dice que la Policía Nacional de Colombia está permitiendo el paso de los autobuses hacia la frontera, sin cumplir el protocolo. “Hemos estado educando al migrante en la necesidad de que se quede en sus casas o refugios, pero siguen saliendo empresas fantasmas, vendiendo pasajes y muchas de esas personas están ingresando a Venezuela por las trochas sin ningún tipo de control, lo que es peligrosísimo porque puede desatar un brote extendido de casos del virus”.

Denuncia que hay empresas de transporte que están cobrando montos de mínimo 120 mil para llevar a los venezolanos a Cúcuta. “Eso lo hacen evadiendo cámaras, citando a la gente a algunos puntos de la ciudad”.

Voz de chofer colombiano.

Finalmente dice sentirse confundida. “No entiendo cómo desde Venezuela, personas como ese coronel y los otros que han aparecido en los grupos, quieren incentivar movilizaciones aquí (en Colombia) si saben que hay cuarentena obligatoria. ¿Es que pretenden hacer un muro de personas en la frontera?”

Por una parte hay personas como el coronel Jaspe Castellanos que están auspiciando el regreso sin control de los venezolanos hacia la frontera, pero también hay choferes trasladando pasajeros desde diversos lugares de Colombia con apoyo de funcionarios la Policía Nacional de Colombia.

https://www.fronteraviva.com/un-coronel-del-ejercito-entre-quienes-promueven-el-desplazamiento-de-los-migrantes-venezolanos-hacia-la-frontera/


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Después de que lo secuestraron descubrió que uno de sus captores era “el Loco Iván”, de las FARC: “Se hacía llamar Comandante Esteven”

 Jesús Vásquez, un comunicador empírico del estado Bolívar, reclama que el Ministerio Público engavetó el secuestro del que fue víctima por ...