domingo, 12 de junio de 2022

Se robaron 600 reses de un hato en la frontera donde un comando de la Fuerza Armada tiene instalados cien hombres

 

Miembros de la asociación de ganaderos aseguraron que "cuando se acude a esos militares para denunciar parece que actúan intencionalmente de manera tardía"



Sebastiana Barráez/ domingo 12 de junio 2022

@SebastianaB




Tomado de Infobae 


No más de una docena de hombres, armados con pistolas, llegaron la madrugada del viernes 20 de mayo 2022 al hato Montevideo, propiedad de la Compañía Agropecuaria Venezuela (Agrovenca), ubicado en el municipio Rómulo Gallegos del estado Apure, a hora y media de Guasdualito, capital del municipio Páez. Sometieron al personal, lo maniataron, le quitaron los celulares y al final de la tarde, ya anocheciendo, se habían robado los caballos y las posturas, así como 700 reses. Todo eso ocurrió mientras en terrenos de ese hato hay una instalación militar, al mando del comandante Mora Plata, quien tiene más de un centenar de hombres a su cargo.

La Fuerza Armada desplegó una campaña de propaganda en Apure, pero el robo de ganado es masivo

Los obreros de Montevideo debieron esperar hasta el día siguiente cuando amaneció para avisar lo que había ocurrido. El dueño del hato, Egas Fuentes, notificó a las autoridades del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y a la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim). “Los obreros fueron obligados por los asaltantes a matar una res; a las mujeres las obligaron con eso a prepararles la comida”.

En la entrada del hato, donde está la conocida Y de Daico, aunque el gobierno se la cambió por Y de Los Curitos, pasa el camino hacia Guasdualito, Mantecal y Elorza, está desde hace 35 años, una instalación militar, con unos cien hombres al mando del teniente coronel de la Guardia Nacional Bolivariana, quienes se dieron por aludidos dos días después del asalto al hato. “Lo que pasa es que el comandante Mora Plata se la pasa en San Fernando y deja a cargo en ese comando a un capitán que no puede tomar decisiones propias y depende de lo que le diga el teniente coronel cuando logra comunicarse con él”, menciona un productor.

Fundación con las oficinas y otros sitios del Hato Montevideo

Tres y cuatro días después se apersonaron al problema ocurrido en el hato Montevideo, los funcionarios del CICPC y el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas), un general con 30 o 40 hombres, que se instalaron en el hato. Pasaron varios días, durante los cuales interrogaron con mucha rudeza a los trabajadores de Montevideo, partiendo de la sospecha de que hubo complicidad interna. “Incluso golpearon a uno de los obreros”.

Un productor de la zona reveló a Infobae que “el problema es que los funcionarios de esos organismos no se la llevan bien entre ellos, no coordinan actividades conjuntas y por eso se limitaron a la sospecha de la complicidad interna y de que el ganado salió graneado durante varios días. No es la primera vez que esa excusa se utiliza. Los funcionarios dicen eso porque no pueden justificar que hayan pasado por las narices de los militares 600 animales. Usted lo oye así de fácil, pero no lo es”.

El constante abigeato azota la zona por lo que la producción ha mermado a pasos agigantados. Lo que no se explica si los militares están ahí instalados. “Esos guardias se dedican a atormentar a quienes nos vemos obligados a pasar por ese lugar. Cuando roban ganado o suceden actos delictivos con los grupos irregulares uno acude a esos funcionarios, pero en realidad no hacen nada o ponen excusas para actuar”, le dice a Infobae José Chacón, quien vive cerca de Guasdualito y transita por esa ruta.

Funcionarios del CICPC y CONAS llevan las investigaciones pero tienen mala relación entre ellos

Miembros de la asociación de ganaderos le dijeron a Infobae que “cuando se acude a esos militares para denunciar parece que actúan intencionalmente de manera tardía”, tal y como ocurrió con lo sucedido en Montevideo.

Carlos Antonio es colombiano y vive desde hace muchos años en territorio venezolano “porque en Elorza nacieron, crecieron y están mis hijos”. Todas las semanas pasa por la carretera hacia Guasdualito “y lo que ocurre en la zona da miedo y tristeza. Y los guardias de ese puesto en la Y están uy corrompidos: por ese puesto pasa ilegalmente ganado sin guías o con guías falsificadas, pasan droga y cualquier cosa”.


Pasó a Colombia
El hato está ubicado al margen derecho de la carretera que conduce de Guasdualito a Mantecal, sector Santa Fe de Buria, parroquia la Trinidad de Orichuna, municipio Rómulo Gallegos, estado Apure. El hato se encuentra dividido por la carretera que conduce desde Guasdualito a Mantecal; parte de sus límites colinda con la carretera que conduce de Guasdaulito a Elorza y Mantecal.

Así, cuando se llega a la Y de Los Curitos se toma a la derecha vía Mantecal; a los 5 kilómetros está le entrada del hato por terraplén de tierra, con distancia de 1.3 Km a las instalaciones del Montevideo. Del fundo Tres Matas, por donde supuestamente sacaron las 600 reses, hay casi dos Km hasta el comando de la GNB.

En el círculo en rojo se indica el lugar del hato donde se encuentra la instalación militar

Los dueños del Hato Montevideo han refutado la versión de las autoridades de que el ganado salió graneado, porque unos días antes se había hecho el conteo del ganado dando con precisión la cantidad del existente, más de 700, en ese potrero. “Los asaltantes llegaron directo hasta donde estaba el ganado, sabían que estaba ahí y ni siquiera se molestaron en preguntar si había gente en la casa principal, porque sabían que no había; es decir, habían sido informados”, y así se lo dijeron los dueños ante la Asociación de Ganaderos.

Días antes había sido despedido un caporal, quien tiene y mantiene varias mujeres, y que necesitaba ampliar sus fondos y cayó, junto a otro llanero, por graves sospechas de robos anteriores, entre ellos uno, ocurrido en noviembre del año pasado, donde se llevaron 100 animales, entre ellos 70 toros padres, la mitad de los reproductores. “En esa oportunidad tampoco hubo diligencia por parte de las autoridades en la investigación”, según el reporte de entonces.

Cuando ocurre ahora el robo de las 700 reses, el general que llegó al hato pidió un helicóptero para seguir el rastro del ganado, pero finalmente solo obtuvo una avioneta que apenas alcanzó a divisar algún ganado en Puerto Infante, en la frontera del Arauca con Colombia. “El lunes 23 de mayo se sabía en Guasdualito que, esa madrugada, el ganado robado a Egas Fuentes había cruzado hacia territorio colombiano”.

Otro ganadero de la zona, Otilio Peñaloza, con influencias políticas y militares colaboró en la recuperación de algunas reses, pues aportó hombres y caballos, además de recibir al general de brigada Anderson José Rendón Zambrano, jefe del Comando de Zona para el Orden Interno Nr. 35 de Apure.

General Anderson José Rendón Zambrano

El otro hato
Hace cinco años un grupo de hombres intentó robar unas 700 reses. La diferencia es que en ese momento la respuesta fue rápida, un helicóptero localizó las reses y fueron capturados dos personas. Los dueños del hato, hace 30 años, cedieron un terreno en la entrada del hato para que la Fuerza Armada instalara ahí un puesto militar; al principio solo había un teniente con 30 hombres, pero ahora es un comandante con más de un centenar de subalternos. “Lo inaudito es que hay guardias que están ahí desde que se instaló ese puesto”, dice un productor de Elorza.

Frente al hato Montevideo de Degas Fuentes, está el hato Campo Alegre de su hermano Gilberto Fuentes, el mismo a quien hace unas semanas, el grupo GRIS al mando de Tamani Bernal, le allanó el hato El Porvenir, en la lengüeta de Barinas, entre Táchira y Barinas, en la vía a Apure. (www.sebastianasinsecretos.com/2022/05/venezuela-el-hijo-del-gobernador-del.html).

Los Fuentes son una familia tachirense de larga tradición ganadera, porque su abuelo y su padre también lo fueron; nacieron y se criaron en el llano, reconociéndose entre el ganado, el ordeño, la cría, la llanura bravía y maravillosa. También han sido víctimas de la delincuencia, de los ladrones de tierras y animales, de funcionarios corruptos e inescrupulosos. Gilberto Fuentes fue secuestrado, hace años, por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Campo Alegre era uno de los hatos más grandes y productivos de Apure hasta que el entonces fiscal Danilo Ánderson le abrió un procedimiento, que duró años, con la excusa de “daños al paisaje”; de inmediato la guerrilla se fue apropiando del ganado y ocupando el lugar. Al final se robaron más de 20 mil reses y el lugar se convirtió en guarida de guerrilleros y delincuentes comunes.

Frente a Campo Alegre está el hato Montevideo de su hermano Egas Fuentes. De las más de 700 reses que los delincuentes robaron del hato Montevideo se lograron recuperar 120 que se quedaron en la vía y se devolvieron casi solos hacia los potreros.

Se robaron 600 reses de un hato en la frontera donde un comando de la Fuerza Armada tiene instalados cien hombres - Infobae


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Caleca, el hombre que recorre Venezuela repitiendo: “Hay que votar siempre, ¿quién inventó eso de que en dictadura no se vota?”

El político opositor asevera que el país vive bajo un régimen de nuevo tipo, post moderno, del siglo XXI, que tiene una característica: &quo...