domingo, 19 de julio de 2020

Los cambios militares que acaba de hacer Maduro configuran un nuevo grupo de poder en la Fuerza Armada Venezolana

El chavista aprendió, desde hace casi un año, ciertos códigos en el ajedrez castrense y ha venido moviendo piezas a su favor. La relación con los poderosos Vladimir Padrino López y Diosdado Cabello


Sebastiana Barráez/19 de Julio de 2020

@SebastianaB

Tomado de Infobae

 

Hace ocho años, Nicolás Maduro llegó, como encargado a la presidencia, sin ningún tipo de soporte en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). En el 2013 y con la muerte de Hugo Chávez, asume legal y legítimamente la presidencia de la República y la Comandancia en Jefe de la institución castrense, con un profundo rechazo puertas adentro de los cuarteles. Ha librado varias batallas, pero sin duda que su mejor arma, para esa relación con los militares y para neutralizar a Diosdado Cabello, ha sido el GJ Vladimir Padrino López en el Ministerio de la Defensa. Hoy ese tiempo ha cambiado.

Eran otros tiempos en los que había risas entre Nicolás Maduro y Padrino López

Maduro supo esperar. A su llegada fue consciente de que no se lucía ante el tablero militar. Las primeras jugadas le resultaron un fracaso, como aquella del 2016 de regresar a los cuarteles al mayor general Carlos Alberto Osorio Zambrano nombrándolo, en enero, Jefe de la Región Estratégica de Defensa Integral (REDI) Central y ocho meses después ingresarlo al Alto Mando Militar como Inspector General de la Fuerza Armada con miras a sustituir a Padrino López en el Ministerio. Cuando sintió la importancia del rechazo que el alto oficial tenía entre quienes tienen el monopolio de las armas, entendió que ese era un terreno árido para él, donde no se podía permitir cometer errores que lo pudieran sacar de la presidencia.

Es así como el experimento se acabó, un año después, cuando en noviembre 2017 nombró a Osorio en el Ministerio de Transporte, donde estuvo hasta junio 2018, es decir solo siete meses; de ahí lo ha enviado a otros cargos, ninguno militar.

Así reincorporaron a uno de los hombres 
de la promoción de Diosdado

Maduro, quien nunca confió del todo en Padrino, optó por dejarlo en Defensa, considerando que no tenía a la vista otro oficial incondicional o neutral que lograra mantenerle estable la Fuerza Armada, mientras avanzaba en su progresiva destrucción. Su mirada estaba puesta sobre el poder de Diosdado Cabello, cuya promoción se iba acercando a la cúpula de los rangos militares. Jugaba así Maduro simultáneamente con dos aspectos: no dejar avanzar a Diosdado en ascendencia y liderazgo entre los uniformados y ahogar el brote de conspiraciones.

No tenía Maduro mejor candidato que Padrino López, con su destacada carrera militar, con la ascendencia y liderazgo generalizado en la institución, con la capacidad de armonizar las diferencias internas y cerrándole el avance al grupo del presidente de la Asamblea Constituyente.

En esas luchas por el poder no hay amigos y así le quedó muy claro a Padrino cuando propuso al Almirante en Jefe Remigio Ceballos Ichaso, para que lo sustituyera como jefe del Comando Estratégico Operacional (Ceofanb). Pero el Almirante, de la promoción 1985 “Contralmirante Agustín Armario”, fue su pupilo hasta que empezó a aspirar con sustituir a Padrino que es promoción 1984. Maduro aprovechó las ya marcadas diferencias. Alentó a Ceballos, pero se encontró con un muro similar al que no le permitió avanzar con el general Osorio; la falta de liderazgo y ascendencia del almirante en la institución castrense. Y otra vez ganó Padrino.

 

Y llegó el 30

Quizá en algún momento se sepa la verdadera implicación, si es que la hubo, de Padrino López en la conspiración que llevó a la Operación Libertad del 30 de abril 2019, aquella madrugada que llevó a más de un centenar de militares y comandos a manifestarle apoyo a Juan Guaidó. Tal vez, solo haya sido el plan premeditado del general Manuel Ricardo Cristopher Figuera para que le retiraran las sanciones y él lograra el camino fácil para ingresar a los Estados Unidos.

Uno de los pocos oficiales reincorporados 
es el MG Figueira Peralta, a quien regresaron a su cargo

Lo que sí es cierto es que el otrora jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), un oficial absolutamente convencido de las bondades del régimen cubano y su admiración por los Castro, dejó en Maduro la duda de la traición de Padrino; el Ministro no fue sustituido en ese momento, porque como Comandante en Jefe de la FANB necesitaba demostrar que tenía el control de sus subalternos militares y civiles. Pero le restó poder, acentuó las diferencias con Cabellos Ichaso, quien sigue esperando llegar al Ministerio.

Maduro aprendió, desde hace casi un año, ciertos códigos en el ajedrez de la Fuerza Armada y ha venido moviendo piezas de manera más acertada. Lo acaba de demostrar al pasar a retiro a 53 oficiales de la promoción de Diosdado Cabello; esperó unos días por la reacción. Se aventuró a reintegrar a unos oficiales, entre esos a dos del Ejército:  José Vicente Ramírez Soyano, presidente del Banco de la Fuerza Armada; y a César Augusto Figueira Peralta, Comandante Logístico Operacional del CEOFANB. El otro a quien le prorrogan por un año la vida activa en la FAN es al MG Pedro Alberto Juliac Lartiguez, quien era el Comandante de la Aviación Militar y ahora es el Segundo Comandante y Jefe del Estado Mayor del Ceofanb.

Félix Ramón Osorio Guzmán, promoción 1990, recién ascendido a Mayor General, venía ocupando el cargo de Rector de la Universidad Militar Bolivariana. Es un hombre del grupo de Diosdado Cabello a quien Nicolás Maduro se aseguró de no colocarlo en cargo de comando y lo envía al Viceministerio de Educación para la Defensa, un cargo meritorio en lo que a formación intelectual se refiere, pero sin duda de muy poca valía para un oficial de alto grado y cero poder de fuego; sustituye Osorio al almirante Eladio Jiménez Rattia, que habrá tenido poca actividad en las aulas universitarias para hacer gala de su especialidad como submarinista.

MG Féix Ramón Osorio Guzmán ahora 
Viceministro de Educación para la Defensa.

Otro de los oficiales ratificados es el Mayor general Víctor Augusto Palacios García como Contralor General de la Fuerza Armada. Y el MG Hernán José Gil Barrios ahora es el Inspector General de la FANB; el pertenece a la II Promoción “Batalla de Niquitao” 1988, donde quedó de número 31 en el cuadro de honor.

Si Maduro termina de configurar su juego de ajedrez militar, con toda seguridad hará cambios importantes después de las elecciones de diciembre.

https://www.infobae.com/america/venezuela/2020/07/19/los-cambios-militares-que-acaba-de-hacer-maduro-configuran-un-nuevo-grupo-de-poder-en-la-fuerza-armada-venezolana/


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

“Nos salvamos porque Dios es aviador también”: el relato de uno de los dos pilotos de los F16 que enfrentaron a 96 aviones en el Golpe Militar de 1992

  El teniente coronel Guillermo Beltrán Vielma recordó el día, que por segunda vez en ese año, intentaron derrocar al presidente de Venezuel...