lunes, 14 de diciembre de 2020

Alcasa, la gran empresa de aluminio estatal que pasó a ser fundidora para chatarra y no cubre ni el seguro médico de sus trabajadores

 Desde diciembre de 2009, cuando Hugo Chávez ordenó apagar la planta y desmantelar dos de sus líneas, comenzó la destrucción de la compañía



Sebastiana Barráez/ lunes 14 de diciembre 2020

@SebastianaB

 Tomado de Infobae

 

 

“La gran mayoría de los profesionales y trabajadores con experiencia que tenía Alcasa, ha emigrado, Otros seguimos aquí con la esperanza de que esto cambie para ingresar a la planta y ayudarla a levantar nuevamente”, dice a Infobae un empleado de hace décadas en producción de aluminio. Confiesa que “los trabajadores no tienen permitida la entrada a la planta de la empresa Aluminio del Caroní (Alcasa), solo pueden hacerlo los que están en contingencia, la mayoría de los cuales pertenecen al Movimiento 21 y al Partido Socialista Unido de Venezuela”.

Sindicalistas denuncian la muerte de un miembro de su organizacion

Es la demostración más evidente de la destrucción de lo que fue una importante empresa de la poderosa Corporación Venezolana de Guayana (CVG), encargada de la producción de Cilindros para extrusión, láminas blandas, papel de aluminio, lingotes de aluminio y planchones para laminación.

Los trabajadores, arropados por la brutal crisis económica, sobreviven sin contar con seguro HCM. En el área de fundición, según expresa, se inició un proyecto con el Fondo Chino. “Eso fue para la instalación de una torre de enfriamiento que hasta el momento no se ha terminado, el gran laboratorio analítico de Alcasa, que tenía una gama de equipos de alta calidad para análisis de muestra, lo desvalijaron y se robaron varios equipos con complicidad interna”.

“Están desincorporando las líneas de reducción para instalar un laminador que era para Serlaca (Servicios de Laminación C.A.). La idea es buena, pero ¿qué paso con el dinero del fondo chino para la incorporación de reducción? Parece que quieren ocultar que las cubas de las celdas están fuera de medida. Igual sucede con un lote de repuesto que está fuera de dimensión. La materia prima llegó vencida, es decir, ese dinero se perdió todo, durante la gestión de Ángel Marcano”.

Alcasa llegó a ser una importante empresa de aluminio

Explica que “la estructura de celda la trasladan a Venalum (Venezolana de Aluminio C.A.), que lo devuelve en pailas para ser fundidos y producir cilindros, los cuales son vendidos y no enviado a la planta extrusora para dar valor agregado. De eso está saliendo beneficiado alguien que no es la empresa ni sus trabajadores”.

“Cuando un trabajador enferma tiene que ir a un CDI o a un hospital del Seguro Social”. “Nuestros compañeros se están muriendo por falta de atención medica ya que carecemos del seguro de Hospitalización Cirugía y Maternidad. La excepción es si perteneces al equipo de privilegiados, porque entonces todas las clínicas te reciben”. 

El 21 de noviembre 2020 falleció el Secretario de Cultura y Propaganda del Sindicato de Alcasa, Miguel Ángel Ekar Longar, luego que sus compañeros y familiares estuvieron solicitando ayuda para sus medicinas y tratamiento, a la vez que presionaron a la directiva de Alcasa para que se activara la clave del seguro, pero nunca se aprobó.

 

Dirigente sindical Miguel Angel Ekar murió el 21 de noviembre 2020

Fundiendo como chatarra

El número de empleados de Alcasa es cerca de cuatro mil, tomando en consideración que muchos, que están esperando el pago de su jubilación, fueron enviados para sus casas, pero siguen activos en la nómina de la empresa.

Alcasa implementó lo que llama un Plan de Contingencia, de manera que solo determinados empleados de planta, pueden ingresar. “La flota de transporte también disminuyó mucho y casi no hay unidades para trasladar al personal”, dice una profesional.

Otro factor que incide es que “aquellos grandes comedores que tenía la empresa ya no existen. Alcasa ya no tiene para mantener a todo el personal en planta, además de que la planta no está en su máxima capacidad, de manera que en toda el área de reducción las están desmantelando”.

“Marcano quien, en el marco de la campaña para la Asamblea Nacional, sale en un video hablando de tres mil toneladas de producción de aluminio, está mintiendo. Más bien están desmantelando las celdas. El material que están sacando lo están fundiendo como chatarra y los están transformando en paila, que son unos moldes que se sacan de fundir el metal en el horno y luego se hace una colada y se vacía en un molde”.

“No existe ninguna celda operativa. La parte de reducción ya no existe, las celdas están apagadas, porque tampoco hay electricidad. Las cubas, los cascos, es puro metal líquido, lo que hacen es fundirlo y lo transforman en paila”, dice.

Una persona llamada Freyli Pinto, quien sale en un video, identificándose como trabajador de Alcasa, anuncia que el laminador “Hugo Chávez” va a sumar 120 mil toneladas de producto terminado. “Esa cifra que señala Pinto es la capacidad del laminador en caso de que recibiera el metal necesario, pero lo que están recibiendo es lo que envía Venalum, que apenas tiene 55 celdas y lo que puede enviar es entre 400 a 600 toneladas mensuales”, recalca el profesional. 

 

La mayoría de las celdas están destrfuidas

Ratificó apagarlas

La empresa, fundada en 1967, está ubicada en la zona del hierro, en el estado Bolívar. Su punto álgido de destrucción fue diciembre del año 2009, cuando Hugo Chávez ordenó apagar la planta y desmantelar las líneas I y II, que tenían cerca de 200 celdas de reducción electrolíticas.

La excusa del entonces presidente de la República es que la empresa consumía demasiada electricidad y que apagar esas líneas iba a contribuir a disminuir la crisis energética. De nada sirvió que trabajadores y técnicos trataran de salvar la empresa, proponiendo que solo se mantuviera encendida, aunque eso no fuera suficiente para producir, pero así se garantizaría que las celdas no se dañaran, porque al apagarla era casi imposible volverla a usar. Chávez ni se molestó en oír y ratificó la orden, por lo que así se liquidaron más de 250 mil toneladas/año de aluminio de producción.

Quedaron funcionando parcialmente las líneas III y IV.

El problema energético agudizó lo que quedaba funcionando en ALCASA, de manera que, de 380 celdas, sólo 14 estaban activas, que salieron de funcionamiento cuando ocurrió un apagón nacional. Desde entonces se estima que más de cinco mil trabajadores quedaron cobrando salarios sin trabajar. Pocos meses después empezó un proceso de desmantelamiento de las pocas celdas que estaban funcionando.

En Alcasa lo que planifican que quede es la parte de laminación, fundición y la parte extrusora.

https://www.infobae.com/america/venezuela/2020/12/14/alcasa-la-gran-empresa-de-aluminio-estatal-que-paso-a-ser-fundidora-para-chatarra-y-no-cubre-ni-el-seguro-medico-de-sus-trabajadores/ 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El brutal video de un sargento retirado de la Fuerza Armada de Venezuela que se grabó torturando a un joven

El episodio, ocurrido en el pueblo de Siquisique, confirma que varios militares siguen manchándose de violaciones a los derechos humanos aún...